Zapatero pide a los saharauis realismo y no «sueños o utopías destructivas»

España

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero pidió hoy a los saharauis que apuesten por una solución política «realista», pues «la política, si no es realista, es otra cosa, tal vez un sueño o una utopía destructiva».

Zapatero intervino como invitado por vía telemática en el primer aniversario del Movimiento Saharaui por la Paz, que se celebró hoy en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, y sirvió para conmemorar la creación de esta organización disidente del Frente Polisario y que pretende ser una «tercera vía» entre Marruecos y el independentismo.

Zapatero, que en los últimos años ha mostrado un acercamiento a las tesis marroquíes sobre el Sáhara, no hizo en su discurso de hoy mención expresa ni de Marruecos ni del Polisario, pero sus alusiones fueron claras en un momento en el que se registran combates en el terreno saharaui tras la declaración de guerra del Polisario el pasado noviembre.

En este sentido, el expresidente español se mostró inequívoco partidario de la paz: «La paz es acuerdo, es ceder, admitir que nunca se tiene toda la razón (pues) casi siempre es cierto que el programa máximo no es la mejor alternativa», dijo en alusión a la intransigencia mostrada tanto por Marruecos como por el Polisario en sus respectivas posturas.

«Cuarenta y cinco años después -del inicio de la guerra del Sáhara- se necesita un entendimiento inequívoco entre quienes protagonizaron el conflicto», insistió Zapatero, que abogó por una identidad saharaui «que no sirva para enfrentarla a otros, sino para sumarla».

Los demás intervinientes en este foro organizado por el MSP -movimiento fundado por Hach Ahmed Bericalla, antaño dirigente del Polisario- insistieron en la necesidad del diálogo y el compromiso para avanzar en un conflicto que lleva estancado más de veinte años, por la imposibilidad de alcanzar el menor compromiso entre las partes.

Precisamente hoy se reúne el Consejo de Seguridad de la ONU para tratar una vez más la cuestión saharaui, sin que haya grandes expectativas, ni siquiera para nombrar un Enviado Personal del Secretario General para el Sáhara, desde que el último de ellos, el alemán Horst Köhler, dimitiera «por motivos de salud» en mayo de 2019.

Desde entonces, todos los intentos por nombrar a un nuevo Enviado han sido infructuosos, dada la dificultad de consensuar un nombre que resulte aceptable tanto para Rabat como para el Polisario.

Fuente: Pedro Altamirano a través de EFE