Zanussi, director de ETER: “es importante decir a los jóvenes que somos capàces de cometer los crímenes más graves, ya lo hicimos, no somos tan diferentes de nuestros abuelos.”

Artículos de opinión

Por Vicente Luis García Corres (Txenti)

“la raíz de la Misericordia, no está en nosotros, sino en Dios”

De las reformas del Papa Francisco «espero más»

Krzysztof Zanussi es un cineasta consagrado y laureado en festivales como Cannes o Venecia. El próximo 31 de enero llega a las pantallas españolas su último trabajo, ETER. Una película que tiene como referente al Fausto de Goethe. Zanussi es físico de formación, pero también, además del cine, es filósofo, escritor, profesor y doctor en varias universidades. A sus 80 años presenta un trabajo en el que pretende suscitar en el espectador reflexión sobre temas de gran actualidad. Zanussi ha viajado a España para promocionar el estreno de su película.

Cartel ETER

Sr. Zanussi he leído que es “la película que siempre quiso hacer” ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial esta película?

Tengo 80 años y sigo trabajando, aunque a mi edad el trabajo no es esencial, mientras tenga fuerzas quiero poder comunicar cosas a la gente. Hay historias que me parecen importantes y que quiero comunicar. En este caso parto de un mito conocido en Europa, el mito del Fausto, que sostiene básicamente la idea de que se puede vender el alma. En el caso del Fausto a cambio de la eterna juventud, en mi película a cambio de poder. Por otro lado el tema de la ciencia, los límites de la ciencia. Yo siento un gran respeto por la ciencia, mi primera formación es la física. En el siglo XIX la ciencia buscaba sustituir a la religión, una pretensión, a mi modo de ver, errónea y que conduce a la desaparición de la metafísica, y del misterio que es una esencia de la religiosidad. 

En esta película aborda sin filtros edulcorantes el tema de los límites de la ciencia, que en boca de uno de los personajes dice que “según algunos filósofos la ciencia conseguirá todo aquello que no ha conseguido la religión”. ¿Esa es la tesis que hoy predomina en la sociedad?

Sí, sin duda. Aún vivimos de los planteamientos del siglo XIX. Al progreso material que hemos vivido no le ha acompañado un mismo progreso moral y espiritual. El siglo XIX fue un tiempo de descomposición de la espiritualidad que ha marcado mucho a las generaciones siguientes. El siglo XIX acaba con la I Guerra mundial, y con esta Guerra somos conscientes de que seguimos siendo los mismos bárbaros que eran nuestros antepasados. 

Otra máxima que a veces se ha defendido desde ámbitos científicos es que el fin justifica los medios. En la película vemos cómo ciertamente no se repara en medios, por crueles que estos sean. Qué opina respecto de los trabajos que se desarrollan en materia del ADN y de los ensayos de clonación llevados a cabo. 

Por un lado no podemos frenar, poner un STOP al desarrollo científico. Pero sin tener en cuenta los valores de la ética y la moral no podemos desarrollar una sana búsqueda del desarrollo científico. Los escrúpulos que nuestra cultura europea nos ha transmitido no existen en otras culturas, y eso provoca que se lleguen a realizar experimentos peligrosos para la humanidad.  

¿Habría entonces que elevar a la categoría de valor ético y moral la autocensura?

Esa es “la responsabilidad”, lo que significaría la autocensura sería responsabilidad. Para evitar la autodestrucción practicamos la censura. Un padre censura a un niño para que no se queme con el fuego. Lo que pasa es que censura, o autocensura tienen un sentido negativo, pero estaríamos hablando de un ejercicio de responsabilidad.

En la película también aparecen otros aspectos propios del ser humano, como la Misericordia. ¿Qué importancia tiene para usted la misericordia?

¡Ah no, la misericordia no es un atributo del hombre, es de Dios! Es cierto que estamos llamados a practicarla, pero la raíz de la Misericordia, no está en nosotros, sino en Dios. Por otro lado la justicia sin misericordia es muy cruel. En otras religiones esto se puede apreciar. En mi viaje por la India he podido ver cómo en el hinduismo no existe el concepto de la misericordia,  

Permítame que enlace con otro tema, la misericordia es un sello del papado de Francisco qué opinión tiene usted del Papa Francisco y si fuese objeto de una película suya,  ¿Qué destacaría? 

Cada Papa presenta un acento diverso y diferente al de su predecesor, y el Papa Francisco tiene una manera muy particular de comunicar. Es muy válido, porque muchas personas que no entienden de encíclicas, sin embargo sí entienden sus gestos y sus palabras sencillas. Me parece muy válido, como todos los que he conocido. Pero también he de decir que de las reformas que empezó al inicio de su pontificado aún espero mucho más. 

Y del Papa Francisco a Juan Pablo II, San Juan Pablo II, alguien a quien siguió muy de cerca, qué recuerdo tiene de Karol Woitija. (Zanussi produjo la película “De un país lejano” en 1981, una primera aproximación biográfica al entonces recién elegido Papa Juan Pablo II)

Muchos recuerdos. En este 2020 se conmemora el centenario de su nacimiento. Fue un papa muy universal y que tenía mucho entusiasmo en la esperanza. Creo que su labor fue la de orientar a la Iglesia para mirar más hacia el futuro que hacia el pasado. 

Hablando de efemérides, también se conmemora este 2020 el 75 aniversario del final del Holocausto, que se sitúa en la liberación de Auschwitch. Como cineasta ¿queda algo por decir del Holocausto?

En el cine se ha dicho mucho sobre esto. Lo importante me parece que es decir a los jóvenes que el Holocausto es el resultado de la irresponsabilidad colectiva. El “malo” que recibe el apoyo y la aprobación de las masas. El Holocausto es de responsabilidad universal, no solo a los nazis, a los alemanes, sino a todos. Un acto tan bárbaro como el Holocausto siempre puede llegar a repetirse. Por eso es importante decir a los jóvenes que somos capàces de cometer los crímenes más graves, porque ya lo hicimos, y no somos tan diferentes de nuestros abuelos. Lo importante no es hacer más películas sobre el Holocausto, las hay muchas y muy buenas. Pero sí podemos seguir en el cine profundizando en el alma humana para entender que este peligro del barbarismo es actual.

Una última cuestión, o más bien una invitación, dé una o varias razones para ir a ver su película a partir del 31 de enero.

La película presenta una visión del mundo inmediata, que conocemos todos. Y después una visión más escondida de la otra verdad que existe paralelamente, lo que no se contó de la historia. Esa otra verdad, en la que vemos cómo el diablo da fuerza. La gente no ve que el mal existe y se nos ofrece a todos. Ese doble plano aparece en la película.

Zanussi para RD

Non solum sed etiam

Nuevamente alguien se atreve a defender la existencia de Belcebú, Mefistófenes, Lucifer, Luzbell, Satán, Satanás, el Demonio, el Maligno. Y no! Maradona no juega, que dirían los grandes Les Luthiers.

Zanussi se lanza a recuperar el Fausto de Goethe pero, aún ambientado en el siglo XIX, su imagen es bastante actual.

Zanussi hace un cine que “avisa” y el que avisa, no es traidor.  ETER es una película que más que gustarte, lo que pretende el director es que te haga pensar, que te cuestione algunos de los temas que se abordan. No es una peli para palomitas, más bien para un chicle o dos.