Vitoria-Gasteiz: PODEMOS propone blindar la red de locales de conciertos de Vitoria al estilo Barcelona

Vitoria-Gasteiz

El candidato a alcalde, Fernando López Castillo, defiende la necesidad de fortalecer el circuito de abajo arriba garantizando la convivencia vecinal y frenando nuevos ataques al sector con una estructura legal

La iniciativa bebe de la categoría Espacios de Cultura Viva que ultima el gobierno de Colau, en consonancia con las demandas del sector

El candidato a alcalde de Podemos, Fernando López Castillo, ha defendido hoy el blindaje de los pequeños locales de conciertos de Vitoria-Gasteiz al estilo de Barcelona, donde se ultima una normativa para garantizar e impulsar el tejido de la música en vivo de la ciudad. El objetivo de la formación morada es construir una estructura legal que fortalezca el circuito de abajo arriba sin que afecte a la convivencia vecinal y evite nuevos ataques al sector, tras la propuesta frustrada del Gobierno Vasco de restringir la programación. “El PNV no entiende qué es la cultura. Entender la cultura es, sobre todo, fomentar la producción local por encima de las infraestructuras, apoyar el contenido sobre la espectacularidad del continente y respaldar a nuestros creadores”, ha afirmado.

López Castillo ha recordado, además, de que este marco legal es un reconocimiento largamente ansiado por bares musicales, asociaciones culturales, galerías de arte y demás espacios que sin ser salas de conciertos programan actuaciones. “El colectivo creado a partir del disparate promovido por el Gobierno Vasco de limitar los conciertos en Vitoria ya ha apostado públicamente por crear la categoría Espacios de Cultura Viva que ultima Barcelona. No podemos estar más de acuerdo con esta iniciativa y, por eso, y dado que Euskadi tiene su propia Ley de Espectáculos, trabajaremos en esta propuesta también desde el Parlamento Vasco”, ha explicado el candidato a alcalde de Podemos.

La normativa barcelonesa facilita que locales con una licencia de bar cafetería puedan aumentar su aforo a la hora de los conciertos y crea una categoría que permite programar música semiacústica con instrumentos enchufados y a un máximo de 95 decibelios, siempre que las actuaciones terminen para las once de la noche. De esta forma, se generan las condiciones necesarias para que estos espacios cuya supervivencia se ha podido ver amenazada por los altos gastos de una insonorización puedan desarrollar su oferta con garantías, a la vez que se protege el descanso vecinal.

El PNV quiere que el debate cultural ahora en la ciudad sea un gran auditorio. Independientemente de que sea necesaria o no una sala sinfónica en Gasteiz, lo que está claro es que hay otros problemas que afectan a la gente en el día a día, que tienen una solución bastante más fácil y barata y cuya actividad nos enriquece a todas y todos”, ha subrayado López Castillo, quien incluirá esta propuesta en el programa electoral de Podemos. “Frente a los eventos masificados y de uniformidad cultural, apostamos por dar alas a todos esos espacios que construyen vínculos con sus barrios, que se abren a culturas a menudo invisibilizadas, que construyen un modelo de ciudad menos elitista, más crítico y de cohesión”, ha sentenciado.

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/TribunaLibreES