Vitoria-Gasteiz: Oscar Fernández de IRABAZI pide que el Ayuntamiento organice un Mercado de Trueque tras cancelar Azoka Txikia

Vitoria-Gasteiz
  • 2018 ha sido el primer año que no ha contado con un rastrillo de venta de juguetes de segunda mano ni ninguna alternativa de consumo responsable durante la campaña navideña.
  • Queda patente que un programa de recogida e intercambio de juguetes y otros utensilios sería un éxito en Vitoria-Gasteiz. Hay muchas organizaciones y particulares que quieren impulsar estas iniciativas”, destaca el concejal Oscar Fernández.

Oscar Fernández ha pedido que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz organice un Mercado de Trueque en la próxima campaña navideña tras quedar desierta la alternativa de consumo responsable que proporcionaba el programa Azoka Txikia hasta el pasado año. Azoka Txikia, el rastrillo de venta de juguetes de segunda mano se celebró en su décima y última edición en diciembre de 2017, quedado cancelado para la campaña de 2018. Estas pasadas navidades ha sido la primera vez que Vitoria-Gasteiz no ha contado con ningún tipo de mercado que fomente la economía alternativa (como el intercambio y el trueque) de cara a las compras navideñas. Por esta razón, Oscar Fernández considera que este vacío no puede cronificarse en la ciudad y, de cara a la campaña de 2019, es necesario recuperar este tipo de iniciativas.

Tal y como se asegura desde los servicios técnicos municipales y desde diferentes organizaciones sociales, un programa de recogida e intercambio de juguetes y otros utensilios sería un éxito en Vitoria-Gasteiz porque hay muchas organizaciones y particulares que quieren impulsar estas iniciativas. De hecho, ya se ha contado en anteriores ocasiones con mercados similares organizados por movimientos sociales, y han resultado todo un éxito. “El Ayuntamiento debe ser promotor e impulsor de alternativas a la fiebre consumista navideña que envuelve la sociedad. En Vitoria-Gasteiz se dan todos los ingredientes para que estos programas alternativos sean un éxito: una ciudadanía concienciada y un tejido social comprometido. Solo falta que el Ayuntamiento de un último empujón”, finaliza Oscar Fernández.