Vitoria-Gasteiz: EH Bildu defenderá que se mantenga la exigencia de traslado a la empresa URSSA en cualquier acuerdo municipal

Vitoria-Gasteiz

Antxon Belakortu: «Renunciar ahora a trasladar URSSA es renunciar a algo que tiene un beneficio claro para toda la ciudad. Este traslado se va a tener que hacer en algún momento futuro, y nos va a acabar costando más dinero. Nosotros seguiremos defendiendo el interés público, y la recuperación de la parcela para el barrio de Adurza»

En el año 1976 la comisión municipal permanente, entonces el equivalente a la junta de gobierno, cerró un acuerdo con la Caja de Ahorros de Vitoria y la empresa URSSA. El objeto del citado acuerdo era la adjudicación a la empresa de un terreno de casi 150.000 metros cuadrados en el nuevo polígono industrial de Jundiz. El punto clave del acuerdo era trasladar a Jundiz en un plazo máximo de 10 años las instalaciones de URSSA que se encontraban en el Campo de los Palacios. «Como es conocido, el acuerdo nunca se llevó a cabo. Las sucesivas corporaciones municipales no han hecho cumplir el compromiso de traslado», ha explicado el concejal de EH Bildu Antxon Belakortu.

25 años después, en 1991, el gobierno municipal permitió a URSSA ceder parte del terreno, un 10% aproximadamente, que le había sido adjudicado en Jundiz a otra empresa. En aquel momento el gobierno municipal tampoco hizo valer el acuerdo original para que la empresa trasladase su actividad de Olarizu al polígono industrial. Ahora, el gobierno de Urtaran pretende que a URSSA se le adjudique definitivamente la titularidad de la parcela de Jundiz, sin necesidad de que abandone el espacio que ocupa en el Campo de los Palacios. Según ha podido saber EH Bildu, desde 2016 la empresa y el gobierno han mantenido contactos sobre este tema.

La propuesta de la junta de gobierno considera cumplidas las condiciones del acuerdo original, con un pago de 1,5 millones de euros, y renuncia a la obligación del traslado. «No se puede renunciar a trasladar una actividad industrial que ya en 1976 se consideraba inadecuada para el entorno. Conforme la ciudad ha ido creciendo, se ha quedado más fuera de lugar. Genera problemas, y hay que recuperar la parcela. El interés público es evidente», ha remarcado Belakortu. La propia documentación urbanística lo ha calificado como «asentamiento industrial no deseado». El Plan General de Ordenación Urbana, incluso en la documentación para el nuevo plan, también muestra su disconformidad con la situación de la parcela, y plantea un uso del espacio «más amable con el entorno».

EH Bildu presentará un recurso de reposición contra la decisión de la junta de gobierno municipal que da por cerrada la adjudicación de los terrenos de Jundiz a URSSA sin que se mantenga la exigencia de traslado. Es un primer paso, y la coalición estudiará otras posibles alternativas para que no se lesione el interes de la ciudad con una decisión de este tipo, que cierra en falso el problema. «El traslado se tendrá que hacer en algún momento. Y nos va a costar más dinero», ha advertido Belakortu. En opinión de EH Bildu, es posible encontrar formulas que permitan trasladar la actividad de URSSA a un entorno industrial más adecuado. Hay que analizar primero la situación de la parcela adjudicada a URSSA en Jundiz, y, si no reune las condiciones necesarias, buscar una solución, por ejemplo, con terrenos que tiene GILSA en diferentes polígonos del municipio.

El traslado de URSSA sería beneficioso para la ciudad, y especialmente para la zona de Adurza y Olarizu. Reduciría las afecciones al tráfico en la zona, y permitiría destinar el espacio liberado a otros usos como, por ejemplo, poner en marcha nuevos equipamientos, o la ampliación de una de las entradas principales al anillo verde desde el barrio, teniendo en cuenta su situación junto a las huertas de Olarizu y el jardín botánico.