Vitoria da un paso adelante y suprime el culto público hasta el día 3

Vitoria-Gasteiz

Por Vicente Luis García Corres (Txenti)

La Iglesia en el País Vasco y Navarra toma medidas coherentes y pone el resto en manos de Dios

Los obispos no han querido esperar a las indicaciones de otras instancias públicas 

A lo largo de la mañana se han reunido en el Seminario Diocesano de la capital alavesa los obispos de las diócesis de Bilbao, San Sebastián, Vitoria y Pamplona-Tudela. El tema central era las medidas a tomar respecto a los servicios pastorales y a las actividades de la Iglesia durante la Cuaresma y especialmente la Semana Santa. 

Tras la reunión, y en función de la incidencia que en cada diócesis está teniendo la pandemia del coronavirus, cada obispado ha sacado su propia nota con las restricciones acordadas con sus respectivos consejos de pastoral.

Lo que sí han coincidido los obispos es que la Iglesia tiene que adoptar sus decisiones desde el análisis interno mejor que a demanda institucional. 

Por eso la Diócesis de Vitoria establece las siguientes medidas: 

“Desde el próximo sábado 14 de marzo y hasta el sábado 3 de abril, se suprime todo el culto público en todas las iglesias de la Diócesis, que incluye la ciudad de Vitoria, todo el territorio alavés así como Treviño y Orduña”

“el Obispo, haciendo uso de sus derechos canónigos, aprobará y firmará un decreto de dispensa de precepto dominical para toda  la Diócesis ante esta situación crítica.”

Otra medida tomada en el día de hoy indica retrasar la celebración de festividades religiosas públicas, bodas y funerales. “Estos últimos sí tendrán, en el momento de la despedida, sacerdote disponible para oficiar una ceremonia íntima con la familia. En todo caso, es deseo del Obispo mantener abiertas todas las iglesias para que los fieles puedan orar -extremando la distancia de metro y medio entre personas-. Haciéndose eco del mandato del Papa en el día de ayer, el Obispo pide a los sacerdotes que, ante esta situación, estén “disponibles con la prudencia debida y especial esmero, para atender pastoralmente a los enfermos, familiares y a toda la comunidad”.”

reunión obispos vascos y navarros

“Desde el sábado, los canales de difusión diocesanos en Youtube y Facebook, se retransmitirá en directo, durante todos estos días, la misa desde la Capilla del Obispado, avisando la víspera de la hora de emisión.”

“A medida que se acerque esta fecha límite del día 3, víspera del Domingo de Ramos, la Diócesis de Vitoria, siguiendo consejos e indicaciones de las autoridades sanitarias del Gobierno vasco y del Ministerio de Sanidad, analizarán la situación de cara a los oficios de la Semana Santa.”

Por su parte la Diócesis de Bilbao ha emitido una nota con seis puntos:

  1. Se suspenden o se posponen los encuentros de catequesis o formativos, conciertos, conferencias, actos o eventos de carácter similar en templos y dependencias diocesanas.
  2. Se pueden mantener las celebraciones habituales de la Eucaristía, recomendando que se utilicen los templos grandes mejor que las capillas pequeñas para evitar la concentración de personas.
  3. Debido a su vulnerabilidad, es aconsejable que las personas enfermas, ancianas, debilitadas o con riesgo potencial, y a quienes conviven con ellas o las cuidan, se abstengan en lo posible de acudir a la celebración de las Eucaristías tanto dominicales como diarias. Para estas personas parece indicada durante este periodo inusual y extraordinario, aunque no sea equiparable, la participación a través de los medios de comunicación.
  4. Debe extremarse el cuidado en la desinfección de las manos en quienes disponen y preparan los objetos litúrgicos, el celebrante y demás ministerios participantes en la liturgia, de modo particular quienes distribuirán la Eucaristía. Así mismo, debe cuidarse de modo esmerado la limpieza y aireación de los espacios, disponiendo en la medida de lo posible de geles o líquidos antisépticos para uso general.
  5. Pospónganse en la medida de lo posible las demás celebraciones. Con respecto a la celebración de funerales y exequias, se recomienda que participen únicamente los familiares y personas más allegadas manteniendo las mismas prevenciones que en los apartados anteriores.
  6. Los espacios de culto pueden permanecer abiertos para la oración, particularmente recomendada en este tiempo de Cuaresma.

Non solum sed etiam

Son muchas las voces que claman ya que esta situación puede tomarse como una oportunidad por parte de la Iglesia para acercar a Dios a los hombres y a los hombres a Dios. Es de agradecer que la Iglesia haya dado el primer paso antes de ser “invitada” por las instituciones. Hoy, tomar estas medidas es cumplir el Evangelio, es poner los ojos sobre las necesidades del prójimo, y especialmente y como siempre, en el más vulnerable