Violencia de género: Bilbao, detenido tras golpear a su esposa y causarle lesiones en el rostro

Uncategorized

Sufrió una posible fractura de tabique nasal a resultas de uno de los puñetazos

Agentes de la Ertzaintza arrestaron ayer lunes por la noche a un varón de 71 años de edad, bajo la acusación de un delito de violencia de género, después de que presuntamente hubiera agredido a su compañera sentimental. A resultas de las lesiones sufridas, la víctima ingresó en el hospital de Basurto con la nariz posiblemente fracturada. Según refirió a los agentes, no era la primera vez que sufría agresiones por parte de su marido, el cual la obligaba a estar fuera del domicilio gran parte del día y también durante el fin de semana al objeto de evitar que el resto de inquilinos supieran que era su esposa.


Los hechos se produjeron sobre las diez de la noche de ayer, lunes, en la habitación de un piso compartido ubicado en el barrio Ametzola de Bilbao. Tal y como se desprende de la denuncia formulada por la víctima, la mujer llegó al domicilio a pesar de que su marido le prohibía llegar al mismo antes de las once de la noche para evitar ser vista por otros inquilinos y se desvelara que era su esposa.

Al llegar a la habitación, el varón le recriminó por estar allí antes de la hora referida, y comenzó a agredirla. El autor le golpeó en el rostro y agarrándola del pelo la arrojó de forma violenta contra el armario de la habitación. Uno de los puñetazos recibidos le causó a la víctima una posible rotura del tabique nasal, provocando que sangrara abundantemente. Poco después, y tras haber sido alertados por vecinos del inmueble, una patrulla de la Ertzaintza se personó en el lugar para asistir a la mujer y proceder al arresto del presunto agresor. La mujer era trasladada en ambulancia al hospital de Basurto debido a las lesiones sufridas. El marido, un varón de 71 años de edad, era detenido bajo la acusación de un delito de violencia de género.

Según se refiere en la denuncia recogida, la mujer había sufrido con anterioridad otros episodios de maltrato físico, que se unían a situaciones habituales como el tener que abandonar la vivienda desde la mañana a la noche por orden de su marido, quien le prohibía también la estancia en el domicilio durante el fin de semana, para no ser vista por el resto de inquilinos del piso compartido y evitar que supiesen que era su esposa.

El detenido ha pasado hoy por la mañana a disposición del juzgado de guardia de la capital vizcaína.