Vigilantes de seguridad en el olvido

España

En 2018 había más de 220.000 personas trabajando en seguridad privada. Más que Policía Nacional y Guardia Civil juntas.

Miremos a donde miremos podemos ver vigilantes de seguridad. En el supermercado, en el banco, en los aeropuertos,  en los centros comerciales, en los eventos deportivos, en los conciertos y zonas de ocio.

Son un gran apoyo para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Muchas veces son los primeros en actuar, y los grandes olvidados.

Fueron los primeros en actuar en los atentados del 11-M. Los primeros que socorrieron y ayudaron a las víctimas.

Pero también son los grandes olvidados.

A diario se juegan el tipo, con una ley que no les ampara.

Casi a diario son insultados y agredidos, pero a diferencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, no tienen consideración de agente de la autoridad.

Los sindicatos del sector de la seguridad privada reclaman desde hace tiempo que se les reconozca esta consideración.

La contratación de auxiliares en lugar de vigilantes, por ser más económicos, se ha disparado.

Esto conlleva que ante un incidente, los auxiliares tienen menos opciones de actuar, aumentando el riesgo. Además de no estar capacitados para realizar ciertos puestos de trabajo que son exclusivos de los vigilantes.

Por último, las empresas “piratas”, realizan una competencia desleal al pagar mucho menos a sus trabajadores que lo regulado por convenio. Esto hace que las empresas “legales” pierdan servicios y con ello despidan a trabajadores.

Esperamos una pronta solución a este grave problema de seguridad, confirma PolicíaH50