Vigía del Fuerte y Bojayá disfrutaron de la magia del cine gracias a la Ruta 90

Internacional

PolicíaH50

Más de 4.800 niños de la cuenca del río Atrato disfrutaron de la magia del
cine de la Ruta 90, que llevo su teatro itinerante hasta el corazón del afluente.

La comunidades ribereñas de Vigía del Fuerte en el urabá antioqueño y Bojayá en Chocó, que fueron fuertemente golpeadas por la violencia, tuvieron la oportunidad de disfrutar de la magia del cine en pantalla gigante por primera vez. Hasta este lugar se trasladó la Ruta 90 de Cine Colombia, que con el apoyo de las Fuerzas Militares llevó lo mejor del séptimo arte.

El recorrido hasta Bojayá empezó en Turbo (Antioquia), pasando por Riosucio y El Carmen del Darién en el urabá chocoano, en una travesía en un buque de la Armada Nacional por el río Atrato, que surcó este afluente dejando a su paso una estela de alegría y diversión para los cientos de niños y adolescentes que encontró en su paso hasta Bojayá.

“Iniciamos en 2017 como motivo de los 90 años de Cine Colombia como parte de un proyecto que iba inicialmente por ese año, pero fue tan exitoso que decidimos continuarlo. Hoy hemos llegado a más de 450 poblaciones de Colombia en las que la mayor alegría ha sido la oportunidad de poder ver a estos niños y a sus familias, disfrutar la oportunidad de ver cine por primera vez”, destacó Munir Falah, Presidente de Cine Colombia.

El teatro itinerante de la Ruta 90 proyectó la película ‘El rey león’. Un film que disfrutaron bojayaseños y vigieños, la plaza del municipio no dio abasto para todas las personas que se consagraron a observar la película; hasta el suelo sirvió como escenario para disfrutar del cine.

“Maravilloso porque es una oportunidad muy grande para todos, los niños están emocionados porque nunca habían visto un cine. Me siento muy feliz con Cine Colombia por darnos esta oportunidad y a todos por la organización de la Ruta 90. Que se repita no solo aquí y en varios rincones de Colombia”, expresó Rodolfo Cabrera Martínez, habitante de Bojayá.

Tanto adultos como niños compartían la misma alegría y sorpresa, pues nunca habían experimentado las maravillas del séptimo arte. “Me pareció hermosa, muchas gracias porque esto no se puede ver todos los días, nos divertimos un rato y compartimos con otros niños”, dijo Deisy Palacios, habitante de Bojayá.

El cine y su magia, también sorprendió y encantó a Marleny Mahecha Rojas, de la comunidad Emberá de Bojayá. “Nunca en la vida había visto cine, hoy es la primera vez, me siento feliz. Los niños están conociendo y disfrutando del cine y están felices”, señaló.

Con Bojayá, la Ruta 90 superó los 447 municipios en los que su pantalla de 9 metros de ancho por 7 metros de alto logró acercar el cine a poblaciones lejanas del país que de otra manera verían imposible su acceso al séptimo arte. 31 de los 32 departamentos del país han sido testigos de la belleza y mística que envuelve la magia del Cine.

La travesía de Cine Colombia continúa, su objetivo seguirá siendo las regiones más apartadas y lejanas del país, ampliando el universo de las personas que allí viven, porque una película como lo describe, Martin Scorsese, “abre puertas y abre mentes”.