UNA HEROICA REAL TOCA EL CIELO EN EL BERNABÉU

Artículos de opinión

Por Juan José Muñoz Goikoetxea.

El despertar de la pasión. Nuestra Real Sociedad nos ha brindado a la familia txuri urdin una mágica y apoteósica tarde de Reyes, logrando una histórica victoria por 0-2 ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu con goles de Willian José y Rubén Pardo, lo que nos permite 15 años después, volver a saborear el infinito placer que supone conquistar la casa blanca.
Adiós oscuridad. Adiós tristeza. Adiós excusas de perdedores. Adiós conformismo. Adiós crisis. Adiós tensión. Bienvenida ilusión. Bienvenida Real.

La verdadera y temida Real ha vuelto para reconfortar nuestro dañado corazón, para presentarse en la alta sociedad con su mejor cara, para silenciar al coliseo merengue, y para dejar claro que esta vez sí, tiene vocación de continuidad, porque el obstáculo principal al progreso ya ha desaparecido. 
Tras cuatro tenebrosos meses de travesía por el desierto sin guía ni patrón, en este día tan especial, los tres Reyes Magos han hecho acto de presencia en el palacio más rico del planeta fútbol para devolvernos la felicidad:

– El Rey Melchor “Imanol”, que como remarcaba hoy nuestro presidente en un diario, es el entrenador ideal para dar continuidad a los dos años y medio de excelente trabajo táctico realizados y que fueron erróneamente interrumpidos el pasado verano. 
Valiente, motivador, equilibrado, humilde y a la vez ambicioso, Imanol Alguacil ha supuesto una bocanada de aire fresco para recuperar los auténticos valores de la Real y emprender la necesaria reconstrucción.

– El Rey Gaspar “Rulli”, que con un repertorio de infinidad de paradas nos ha dado una lección a todos los que en su día osamos cuestionarle. Es posible que sea irregular, pero en estado de inspiración, se convierte en un muro infranqueable. Hoy sus paradas nos han emocionado, y quién sabe si puede haber generado un punto de inflexión que le permita volver a aspirar a ser el portero titular de la Real.

– El Rey Baltazar “Aihen Muñoz”, que a sus 21 años ha debutado como profesional con un encuentro inmaculado en su demarcación de lateral, ensombreciendo y desquiciando a los acaudalados atacantes madridistas. La fábrica “made in Zubieta” es inagotable.

Pero en realidad, al renacimiento de la Real no sólo han acudido tres Reyes. Todos nuestros jugadores que hoy han pisado el césped capitolino, todos los aficionados realistas que hemos llorado de emoción bien sea desde el Bernabéu o desde la pequeña pantalla, formamos parte de este nuevo pesebre que no se conforma con ofrecer oro, incienso y mirra al hogar del recién nacido, sino que pretende ayudar a construir una nueva vida de éxito a este querido equipo nuestro. 
Hemos sufrido demasiado, y ahora por fin, la Real vuelve a ser una familia unida que mira al futuro con esperanza.

Imanol Alguacil planteó una intrépida y a la vez sensata alineación. Rulli en portería, con Aritz y Muñoz de laterales, Héctor Moreno y Diego Llorente de centrales, una media formada por Illarramendi, Merino y Zurutuza, con Januzaj y Oyarzábal en las bandas y Willian José en la punta.

A las 18:30 horas y con un Bernabéu que presentaba una aceptable entrada, daba comienza la contienda. 
Recuperando los viejos tiempos, y a diferencia de lo acontecido en los últimos cuatro partidos, la Real salió enrabietada al césped, dejando aparcado el famoso miedo escénico al Bernabéu. Apenas había transcurrido un minuto, cuando Mikel Merino era claramente derribado por Casemiro dentro del área.

El colegiado jienense Munuera Montero que durante toda la tarde se ha mostrado ecuánime y justo (ya era hora de que la Real se encontrase con un arbitraje de este talante en Chamartín), no lo duda y señala el punto de penalti. Willian José remata fuerte y al centro, y pone el 0-1 en el luminoso, comenzando a llenar de euforia nuestros cinco sentidos. Este gol era el premio a una entrada concentrada y sin complejos, pero aún quedaba un mundo por delante, y como dice la máxima “90 minuti en el Bernabeu son molto longo”. 
Durante la primera parte, el Real Madrid dominó territorialmente, pero una Real bien plantada, desbarataba los ataques blancos. Benzema en el minuto 9, disparó fuera con todo de cara, en el 15, Rulli se lució ante Vinicius, en el 21, de nuevo el arquero argentino se interpuso ante el chut de Modric, y en el 44, la madera nos salvó ante el disparo de Lucas Vázquez.

A destacar especialmente el trabajo de nuestros dos centrales, junto al ya citado de Muñoz, y el trivote Illarra (el gran capitán vuelve a tener la libertad de espacios de la que carecía en la anterior etapa), Zurutuza (impresionante desgaste), y Merino (al que se la ha etiquetado como un fichaje de poco nivel, pero que bien dirigido sí es capaz de extraer el potencial que atesora).
Al descanso 0-1, y el sueño de que la Real asaltara el Bernabéu estaba más cerca de hacerse realidad.

Tras la reanudación, viviríamos un segundo periodo de puro frenesí que nos hizo levitar de nuestros asientos allí donde estuviésemos. 
La Real volvió a salir de vestuarios con ímpetu, y casi logra el 0-2 en el minuto 46.

El Real Madrid cada segundo que pasaba estaba más desesperado, y aunque no cejaba en su empeño de intentar empatar, también veía cómo la Real al contragolpe amenazaba con sentenciar el choque. En el minuto 47, Rulli realizó la parada de su vida. Hasta tres remates en el área pequeña, pero el ágil Gero y nuestros bravos defensas, entonaron el “no pasarán”.
El toma y daca en las dos porterías fue constante. A las ocasiones madridistas les sucedían otras tantas de la Real (Januzaj y Oyarzábal estuvieron cerca de perforar las mallas de la portería de Courtois).

En el minuto 61, Lucas Vázquez era justamente expulsado al ver la segunda amarilla tras falta por detrás a Merino. Poco después, el Madrid pidió una posible pena máxima de Rulli sobre Vinicius, pero Munuera Montero no perdió la compostura (quizás pueda ser la única jugada en la que se equivocase, pero eso no quita mérito a la victoria de una Real que históricamente ha sufrido arbitrajes sangrantes en el Bernabéu- ya era hora de nivelar algo la balanza-).
Solari recurrió el efecto Isco, mientras que Imanol buscó oxígeno con Zaldúa y Rubén Pardo, y sería el centrocampista riojano quien lograría el 0-2 en el minuto 82, tras una contra magistralmente ejecutada, con centro de Willi y cabezazo de Rubén. La celebración del 0-2 en el bar en el que presencié el partido, hizo temblar sus cimientos. Abrazos, gritos, ojos lagrimosos de felicidad…. Nunca había visto algo parecido en dicho bar. No hay mayor éxtasis para un realista que ganar en el Bernabéu, y el gol de Rubén hizo emerger el grito de un pueblo.

La recta final no tuvo mayor historia, el Bernabéu se fue vaciando poco a poco, y el pitido final de Munuera Montero nos hizo vibrar y en mi caso en particular, escapar alguna lágrima recordando victorias realistas en Madrid que disfruté con la ilusión de un niño o un adolescente. Aquel 0-4 de 1988 que me hizo enamorarme de la Real, aquel 2-3 en 1991, aquel 0-2 en 1994 con Imanol también como estrella y el 1-4 en la última jornada de la liga 2003-2004. 
Qué mejor manera de acabar la Navidad, que gozando en el presente con un pequeño trozo de nuestra tierna y perdida infancia, que por unas horas ha vuelto a aparecer hoy en forma de regalo de Reyes, para recuperar al niño que todos llevamos dentro.

Con este épico triunfo,la Real escala al 11º puesto de la tabla, a sólo 3 puntos de los puestos europeos, y el próximo jueves visitará al Betis en el Villamarín en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey. Los dos sueños siguen más vivos que nunca. 
Confío en que este triunfo, nos ayude a relajarnos, y a valorar en mayor medida a una Real que ha sabido reaccionar tiempo, reorientando su rumbo ideológico.

Tenemos un entrenador top que ama a la Real, que escapa de los extremos transgresores, y que trabaja en positivo. Disponemos de unos jugadores que bien dirigidos, sabemos que están capacitados para lograr el éxito. Y en lo que respecta a la presidencia y la dirección deportiva, se equivocaron cuando contrataron a Garitano, pero en lugar de enrocarse en un imposible, han dado a tiempo un giro que promete con volver a darnos alegrías como las de esta tarde. 
De momento, disfrutemos como se merece del orgullo txuri urdin que hoy ha bajado de su pedestal al Real Madrid en el Bernabéu, con un triunfo que traspasará todas las fronteras internacionales (el nombre de la Real en estos momentos se pronuncia en las televisiones de los cinco continentes, por una hazaña que supone exportar la marca de la Real).

Somos la Real, le hemos ganado al Real Madrid en el Bernabéu, y el futuro es nuestro. 
Eskerrik asko Real bihotz bihotzez !!! Aupa Real !!!

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)
Rulli 11 (se merece un plus)
Aritz Elustondo 9
Héctor Moreno 10
Llorente 10
Muñoz 11 (se merece un plus)
Illarramendi 10
Zurutuza 10
Merino 10
Oyarzábal 9
Januzaj 9
Willian José 9
Zaldua 9
Rubén Pardo 10
Zubeldia (sólo unos minutos)

Clasificación general tras 18 partidos de Liga y 2 de Copa. 
Oyarzábal 103
Aritz Elustondo 97
Héctor Moreno 98
Zubeldia 96
Illarramendi 95
Zurutuza 87
Willian José 75
Juanmi 73
Zaldúa 73
Moyá 68
Theo 68
Diego Llorente 64
Mikel Merino 62
Januzaj 61
Rubén Pardo 58
Rulli 44
Sandro 44
Bautista 36
Sangalli 35
Le Normand 30
Gorosabel 22
Kevin 20
Raúl Navas 20
Muñoz 11