Un colegio electoral en la Rioja, para el recuerdo de la última urna para salir a fumarse un cigarro

España

Ha ocurrido en el pueblo de Castañares de Rioja.

Y aunque el recuento de votos se realizó correctamente, y sin fallo alguno a la hora de abrir y contar las papeletas, si ocurrieron otras incidencias.

A las 20,02 horas se cerró las votaciones, y a puerta abierta comenzaron a votar el Presidente de mesa, los dos vocales y apoderados.

Sin agentes de la Benemérita en la puerta para cerrar el local, el local a permanecido abierto durante el recuento de las urnas, teniendo libre acceso al colegio de entrada y salida todo ciudadano que por allí pasase.

De hecho hubo momento en el recuento, donde había una decena de personas de pie mirando, las cuales y como decimos iban entrado y saliendo, del colegio mientras se abrían y contaban papeletas.

Después del recuento de la urna de las votaciones europeas, se procedió a la urna para las votaciones municipales, insistimos en que no hubo ahí ninguna incidencia, siendo la apertura y recuento correctamente. Fue al llegar a la urna para las elecciones autonómicas, donde se produce la segunda incidencia.

Los vocales deciden que quieren un receso junto con el Presidente de mesa, para fumarse un cigarro fuera del colegio, que sigue con las puertas abiertas y sin custodia por parte de la Benemérita.

La urna se quedó en compañía de una persona, evitando así que pudiese ser manipulada.

Nadie de los presentes, incluidos los apoderados dijeron absolutamente nada, al «recreo» que se había tomado antes de finalizar al completo el recuento de las tres urnas.

Una vez finalizado el cigarro, Presidente, vocales y demás asistentes volvieron a entrar a continuar con el recuento de la última urna.