Tres futbolistas y el director técnico del club Al Shahab han sido decapitados por el Estado Islámico

Internacional

Fueron acusado de «practicar un deporte contrario al Islam» en la ciudada siria de Raqqa, además las víctimas también fueron acusadas de espiar para los kurdos, según señala el periódico Daily Mail.

Entre las centenares de personas que presenciaban la ejecución se encontraban niños, que luego inspeccionaron los cadáveres, como muestran las fotografías colgadas en Twitter del grupo terrorista

Las víctimas de tal barbarie han sido los futbolistas, Osama Abu Kuwait, Nihad al Hussein, Ihssan al Shawakh y a su hermano Ahlmed al Shawakh, quien era el director técnico del equipo sirio Al Shabab.

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

Este nuevo acto de barbarie ha sido tajantemente condenado por El presidente de la Unión General de Deportes, Muafak Joma, aunque admitió que no le resultan extrañas estas acciones sanguinarias por parte de esta organización extremista, que habitualmente comete acciones similares.

Los asesinatos fueron cometidos luego de que líderes religiosos del Estado Islámico afirmaran que el apoyo al fútbol era contrario a las leyes del Islam.

No es novedad que ISIS realice asesinatos relacionados con el fútbol. Tan solo el año pasado ejecutó a 13 adolescentes solo por observar el partido de la Copa Asiática de Naciones entre Irak y Jordania