Terrorismo callejero en Cataluña, numerosos policías heridos de consideración.Amnistía Internacional ve exceso de fuerza por parte de la policía

España

PolicíaH50

Mas de una decena de policías sufrieron heridas en el día de ayer en las distintas ciudades de Cataluña.

Kale borroca organizada y perfectamente estructurada, un verdadero terrorismo callejero que trataba de adueñarse de las calles.

Encontraron lo que buscaban, una batalla campal en la que los independentistas lanzaban objetos, material pirotécnico, barricadas, bolas de hierro con tirachinas especiales que llegaban traspasar la carrocería de las furgonetas de los policías, mientras estos sufrían las consecuencias.

Encapuchados con técnicas de guerrilla urbana, perfectamente organizados, convocados y dirigidos en cada acción… unos 5000 radicales, profesionales de la guerrilla urbana arrasaron el centro de Barcelona, al igual que otras ciudades de Cataluña.

POLICIAS HERIDOS.

Mas de una decena de policías resultaron heridos de diversa consideración: golpes en la cabeza, huesos rotos, contusiones… dos permanecen en observación, debido a los golpes sufridos por piedras en el casco.

Amnistía Internacional ve exceso de fuerza por parte de la policía

Amnistía Internacional ha realizado un llamamiento urgente a las autoridades para que se facilite el derecho de reunión pacífica.

Deben permitir que las personas puedan expresar libremente su opinión de forma segura.

Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España ha declarado que “La naturaleza de las movilizaciones ha sido eminentemente pacífica, y aunque se han producido algunos actos de violencia que han puesto en riesgo a algunas personas, las fuerzas de seguridad deben actuar con moderación.”

Ha continuado diciendo que “Somos conscientes de los retos que enfrentan las fuerzas de seguridad, pero el uso excesivo de la fuerza y la utilización inapropiada de material antidisturbios por parte de miembros de la policía nunca puede estar justificado”.

Uso excesivo de la fuerza.

Un equipo de Amnistía Internacional que se encuentra en Cataluña, ha declarado que han podido documentar diversos casos de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

El documento recoge más declaraciones que no parecen ajustarse a las imágenes que no paran de llegar de Cataluña.

También se han referido a un uso inapropiado de material antidisturbios.

Bolas de acero, palos con clavos, cócteles molotov con gasolina y ácido, piedras, bengalas, y un largo etcétera es lo que se encuentran día tras día y noche tras noche las unidades de la UIP y los Mossos.

Ante esto, están utilizando pelotas de goma, las cuales se disparan a una distancia no inferior a 50 metros y siempre con rebote en el suelo.

Carrusel.

Amnistía Internacional ha declarado que se ha realizado una práctica policial conocida como “carrusel”.

Esto consiste en hacer avanzar los furgones policiales hacia una concentración de personas, con el objetivo de lograr que estas se dispersen.

Consideran que esta práctica reviste un elevado nivel de peligrosidad que pueden afectar a personas no involucradas en la manifestación y a quienes se encuentran protestando de forma pacífica.

“Las autoridades deben asegurarse que la decisión de dispersar una manifestación sea el último recurso cuando todos los otros medios menos restrictivos han demostrado ser ineficaces. Toda orden de dispersión debe ser explicada claramente dando tiempo suficiente a la gente para retirarse voluntariamente, y la fuerza utilizada debe ser siempre proporcional a la resistencia encontrada. Si el uso de la fuerza es necesario, las fuerzas de seguridad deben evitar causar lesiones a las personas que sólo se resisten pasivamente”.

Sin embargo las imágenes que llegan desde Cataluña, de los enfrentamientos de los radicales con la policía no se corresponden con las declaraciones de la organización.

Bolas de acero contra pelotas de goma

Los CDR lanzan a los agentes bolas de acero, adoquines, cócteles molotov con gasolina y ácido y cohetes.

El día de ayer siete agentes tuvieron que ser trasladados al hospital, uno de ellos grave. La cifra total de heridos desde el lunes entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad asciende a 211.

Entre los objetos utilizados por los violentos se encuentras bolas de acero, las cuales son lanzadas con tirachinas profesionales.

Estas bolas son lanzadas con tal velocidad que son capaces de atravesar la carrocería de los furgones policiales o sus cristales reforzados.

Son especialmente peligrosas para la integridad física de los agentes, las cuales pueden causar un impacto como el de una bala.

Además de las bolas de acero, utilizan todo tipo de objetos contundentes como adoquines que arrancan de las propias aceras, barras de acero, botellas, pilas y cohetes.

Por su parte los agentes disponen de un limitado material antidisturbios.

Pelotas de goma y gases lacrimógenos.

Las pelotas de goma no se disparan a menos de 50 metros de los manifestantes y siempre hacia el suelo, para que cuando lleguen hayan perdido fuerza en el rebote.

Los gases lacrimógenos son utilizados para despejar una zona sin causar ningún tipo de lesión.

Estos gases provocan lagrimeo e irritación durante un corto periodo de tiempo.

En el día de ayer, los manifestantes cercaron a la Jefatura Superior de Policía Nacional en Barcelona. Su intención, llegar hasta el edificio policial y para ello convirtieron la Vía Laietana en un auténtico campo de batalla.

Amnistía Internacional por su parte ve exceso de la fuerza utilizada por la policía, así como un uso inapropiado de material antidisturbios.