Socialistas de Hondarribia escriben una carta al alcalde Txomin Sagarzazu y de la Concejalía de Educación, sobre el acoso escolar sufrido por una menor

Euskadi

La impotencia en el aula.

El curso pasado un vecino de Hondarribia familiar de una menor escolarizada en un centro educativo de nuestro municipio, se puso en contacto con nosotros para dar a conocer la situación de acoso sufrida por la menor, en el mismo centro escolar por parte de compañeros de aula, también a través de las redes sociales, y fuera del centro por parte algún compañero/a de aula y otros menores del municipio.

La gestión de la familia y nuestra colaboración, permitieron un cambio de centro de la menor para paliar la difícil situación que se estaba viviendo.

Hoy somos conocedores de otro caso. Un menor escolarizado en otro centro. La familia nos cuenta la situación de acoso de la que está siendo objeto por parte de unos compañeros, la falta de actuación por parte del centro, la sensación de que el menor se está convirtiendo en el centro de todas las críticas, lo están estigmatizando. Además lamentan  la falta de comprensión y empatía del profesorado para con el alumno que no es vasco parlante y tiene dificultades para expresarse en euskera.

La familia nos cuenta que se han puesto en contacto con servicios sociales para dar a conocer el caso. Están iniciando los trámites para solicitar un cambio de centro escolar. Pero siempre estamos con lo mismo. La víctima es la que se ve forzada a abandonar el centro, ante la incapacidad de los adultos (profesores, expertos, padres de acosadores)  para solventar la situación

Ante esta situación de indefensión, pensamos que el Ayuntamiento a través de la Concejalía de Educación y del servicio Prevención Comunitaria, en colaboración con la familia y los responsables del centro, deben poner en marcha una red de apoyo y un protocolo de actuación, con el objetivo de solventar tan lamentable y delicada situación con diligencia y celeridad. Como concejales, pensamos que estamos en nuestro puesto para ayudar, pero cuando la gente acude a nosotros es porque el sistema de cobertura,  protección y mediación, no está funcionando bien.
Es vital implicarse y poner en marcha todos los recursos disponibles para prevenir las situaciones de acoso, para intervenir adecuadamente con el alumnado que sufre acoso, con la familia que sufre, pero también con quienes contemplan el acoso a modo de espectadores y con el alumnado con comportamiento acosador.