Sigue la incertidumbre con los presos del Polisario y la incomunicación del pueblo saharaui en Tinduf

Internacional

Desde ASADEDH quieren trasmitir la dificultad de ponerse en contacto con el mundo debido a los cortes de Internet.

Foto de portada. Uno de los jóvenes saharauis (Abdelaziz Ennasri) detenido por el Frente Polisario.

Se quejan de la mala cobertura cuando la hay, y de la inexistencia de esta durante largos periodos, «buenos días, en primer lugar les pedimos disculpas por no haberles comunicado las novedades en su momento, que ha sido por causas ajenas a nosotr@s como la mala cobertura. Además desde el día 14 hasta ayer las conexiones con Rabuni eran inexistentes ya que estaban cortadas las conexiones de internet y ayer fueron restablecida.» 

Además ASADEDH, advierte del alargamiento del suplicio de los presos en la cárcel de Dhebia, una prisión militar del Frente Polisario en pleno desierto de Tinduf y con la pandemia del coronavirus por el mundo, al posponer el juicio.

«En el caso de los tres chicos saharauis que iban a ser juzgados por un Tribunal militar del Polisario el día 15 les informamos que recibieron ese mismo día la visita del llamado «juez de instrucción » quien les informó que el juicio se suspendía hasta tener el visto bueno o la autorización del ministros de defensa ( que es Brahim Ghali S.G. del Polisario), que se encuentra en estos días fuera de Rabuni y que había que esperar que llegue y firme la autorización para que comience el juicio.» Al mismo tiempo que ASADEDH denuncia las condiciones infrahumanas de los presos por parte de los dirigentes del Frente Polisario.

Brahim Ghali S.G. del Polisario está imputado por la Audiencia Nacional por crímenes lesa humanidad contra su propio pueblo

Las conexiones a Internet son fundamentales en una población donde la carencia es dogma de vida, y son los propios saharauis quienes buscan las formas de hacer llegar su voz.

«El hermano  de uno de los detenidos (Ennasiri), nos pudo hacer llegar un audio informándonos de esta última decisión del «juez de instrucción sin darles una fecha en concreto lo que acrecienta su incertidumbre sobre su el futuro de estos presos calcinados en tiempos de pandemia en una prisión insalubre en pleno desierto argelino llamada Dhebia.» concluye ASADEDH