Récord Guinness ciclista por la investigación de la ataxia telangiectasia

Euskadi

En una semana, Alberto Vallés “Il Diavolo” ha superado el récord mundial non-stop 

Doble reto: el corredor alavés Spiderabel le ha acompañado corriendo 4 maratones y  4 medias maratones en esa semana 

La pista de atletismo de Ayala, en Álava, ha sido testigo del nuevo Récord Guinness de  ciclismo non-stop, un nuevo récord mundial conseguido este pasado viernes por el  ciclista solidario de ultra fondo Alberto Vallés, conocido como “Il Diavolo”, que ha  rodado durante siete días, parando solamente para comer y para dormir alrededor de  5 horas diarias. “Il Diavolo” ha pedaleado 1.730 km en siete días, batiendo el récord en  su categoría Master 50, que estaba en 1.650 km. 

Le ha acompañado en la hazaña el corredor maratoniano Spiderabel, que ha  completado cuatro maratones y cuatro medio maratones, uno cada día. En total, más  de 250 km corriendo, dando vueltas a la pista exterior de Ibagüen. 

Los dos grandes deportistas solidarios vascos se han unido para completar estos dos  retos titánicos en siete días, y colaborar en la investigación de la ataxia telangiectasia,  una enfermedad rara y neurodegenerativa que aún no tiene cura, y que afecta a dos  chicos en Euskadi y más de 30 en todo el Estado. 

Desde que comenzó el comenzó reto, el pasado 21 de mayo, mucha gente de la zona  ha acudido a animar a los deportistas y a participar en las actividades programadas,  en las que han colaborado clubes deportivos de la zona, aizkolaris, centros educativos,  artistas, empresas y numerosos voluntarios, convocados por Spiderabel. 

Con los sorteos de productos y la barra de bar instalada en el campo de fútbol, han  estado toda la semana recaudando fondos para colaborar en la investigación de la  ataxia telangiectasia, y ya llevan casi la mitad de los 2.000 euros que esperan recaudar  aún durante los próximos días a través del reto publicado aquí en la plataforma  Migranodearena.  

Un esfuerzo deportivo extremo realizado beneficio de Aefat, la asociación que agrupa  a las familias con niños y jóvenes afectados por ataxia telangiectasia en España. Varias  de estas familias han acudido con sus hijos a animar a sus “héroes” solidarios y a  recorrer alguna vuelta al circuito con ellos. Los más pequeños, corriendo, y los  mayores, que ya necesitan silla de ruedas, con sus bicicletas adaptadas. 

El ciclista solidario de ultra fondo Alberto Vallés “Il diavolo” (de Muskiz, Bizkaia), de 52  años, quería batir el récord absoluto del mundo de ciclismo en siete días non-stop,

 

pero la lluvia y algunas lesiones han dificultado el reto. “Igualmente estoy orgulloso de  haber ayudado en esta causa y al menos haber conseguido el récord en mi categoría,  Master 50, que será verificado por la World Ultracycling Association (WUCA) y Récord  Guiness”. 

Alberto Vallés es un deportista solidario que colabora con numerosas ONG y ha  logrado grandes desafíos: este año fue 4º en el Campeonato del Mundo 24 h Non-Stop  de bicicleta en categoría Máster, en 2020 hizo un Everesting y la Ruta del Diablo (1.100  km de Muskiz hasta Tarifa, en Cádiz, en 65 horas)… 

El corredor de maratones solidario Abel Fernández Mendivil (SpiderAbel), de Amurrio  (Álava) ha completado casi 80 maratones en su trayectoria y colabora con Aefat desde  2017 como corredor solidario en las maratones en las que participaba con el Equipo  Zurich Aefat, empujando las sillas adaptadas de los afectados (ahora canceladas con la  pandemia). Es un habitual de los eventos solidarios y corre desde hace años los 42 km  disfrazado de Spiderman, máscara incluida. 

La ataxia telangiectasia es uno de los 300 tipos de ataxia que existen. Una enfermedad  rara, genética, una “lotería”, y neurodegenerativa. Aún no tiene cura ni tratamiento.  Se puede detectar hacia los dos años, aunque algunas familias han esperado hasta  incluso más de nueve para conseguir un diagnóstico porque se confunde con otras  patologías neurológicas.  

Esta enfermedad minoritaria produce inmunodeficiencia y una alta discapacidad  progresiva (hacia los nueve años ya usan silla de ruedas y necesitan ayuda para sus  actividades básicas), además de complicaciones respiratorias y más probabilidad de  tener cáncer. Los afectados son grandes luchadores, pero en los últimos años la  asociación ha perdido a cuatro jóvenes.  

Patxi Villén, presidente de Aefat y padre de Jon, de 18 años, uno de los chicos  afectados, ha agradecido el apoyo de los deportistas y colaboradores. “Alberto y Abel  están hechos de otra pasta. Hay poca gente así. También queremos dar las gracias al Ayuntamiento de Ayala y de Amurrio, por todas las facilidades que nos han dado. Y la  implicación de empresas como Autocaravanas Norte, que nos cede uno de sus  vehículos para Abel. Además, también contamos con el apoyo de los colaboradores  habituales del ciclista Alberto Vallés: Ecocaravan, Custom4us, Joseba Alonso  Fisioterapia y Panadería Menesa. Estamos muy agradecidos con todos”. 

Aefat financia varios proyectos de investigación, tanto a nivel nacional como  internacional, para buscar una cura para esta enfermedad rara, y también trabaja por  atender las necesidades de los afectados y sus familias, fomentar su inclusión, y  sensibilizar a la sociedad.