¿Qué vacuna contra el covid-19 escogeremos?

Artículos de opinión

Por Vida Amor De Paz

Me encuentro en Estados Unidos, hacia donde he viajado, y desde aquí me pongo al corriente de las vacunas. Todos tenemos curiosidad de cómo se transportarán, la temperatura de almacenamiento que necesitan, cuáles son las más efectivas, sus características, y las más populares entre todas ellas.

Me pregunto si alguna de todas estas vacunas será peligrosa y si tendremos que vacunarnos para viajar.
Vida Amor de Paz.

Primero que nada, gracias a la financiación alemana dirigida a Pfizer y BioNTech ya contamos con vacunas contra el covid-19, las que han logrado la inmunización en 9 de cada 10 personas. Tanto las de Moderna y Pfizer son vacunas de ARN mensajero (ARNm). Esto significa que se administran al paciente ARN mensajero que lleva una copia de instrucciones genéticas. Así, el propio organismo del paciente elabora una parte de la proteína del virus de la covid-19, provocando de esa forma una reacción del sistema inmunológico. La de Moderna de ARN (fragmento de código genético del virus) se pone en dos dosis y tiene una efectividad del 95%. Su almacenamiento requiere temperaturas de -20 grados Celsius, pudiendo guardarse hasta seis meses. Sin embargo, la de Pfizer y BioNTech requiere una temperatura escandalosa de -70° Celsius.

No todos los aviones que transporten vacunas podrán convertirse en virtuales refrigeradoras, aunque lo más importante es que sean seguras. Me pregunto si alguna de todas estas vacunas será peligrosa, a qué precio estarán y si tendremos que vacunarnos para viajar.

La vacuna que más me llama la atención es la CoronaVac, la que ha sido fabricada por la compañía biofarmacéutica Sinovac Biotech, con sede en Beijing. ¿Pero cuál es la diferencia entre la vacuna CoronaVac de Sinovac y otras? CoronaVac es una vacuna inactivada que funciona mediante el uso de partículas virales muertas para exponer al sistema inmunológico al virus de la covid-19 sin riesgo de una enfermedad grave. Parece ser de las favoritas de Singapur, Indonesia, Brasil y Chile, pues cuenta con un método más tradicional que se utiliza con éxito en vacunas como la de la rabia. Se almacena en un refrigerador estándar a 2-8 grados Celsius, al igual que la de Oxford y cuenta con una efectividad del 62.90%.

Esta vacuna usa un virus que afecta a chimpancés y fue modificado genéticamente para parecerse al SARS-CoV-2, el virus que causa covid-19. Nuestro organismo llega a reaccionar como si se tratara del coronavirus y de esta forma la vacuna despierta una reacción inmune sin el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Por su lado, el rey Mohammed VI de Marruecos ha mostrado su benevolencia de vacunar gratuitamente a todos los marroquís con la vacuna Sinopharm, de la National Pharmaceutical Group. Sin embargo, está abierto a otras vacunas, como la de Oxford y la de Pfizer. Este noble gesto saca a luz la humanidad del rey al no dejar a ningún marroquí fuera. Parece también ser una vacuna inactiva, segura y eficaz. Las pruebas se han hecho hasta con el gobernante de Dubái, el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum en los Emiratos Árabes Unidos, y en China ya se han vacunado más de un millón de personas con ella.

¿Y Guatemala? Tenemos entendido que de inicio se vacunará a 20% de la población, unas 3.37 millones de personas. Pero ojalá nosotros también contemos con suficientes vacunas para toda la población y que para los más pobres las vacunas se administren gratuitamente.

Para aquellos que aún creen en las “teorías de la conspiración” y se han dejado convencer que estas vacunas están destinadas a matar a toda la humanidad, sería bueno que lo consideraran de nuevo para no caer en noticias “falsas”.