Podemos Vitoria-Gasteiz: Iñaki Larrimbe y la vía verde del antiguo tren Vasco-Navarro

Vitoria-Gasteiz

Durante el último Pleno de Control de Juntas Generales, celebrado el pasado miércoles 6 de Marzo, el Procurador del Grupo Juntero PODEMOS, Iñaki Larrimbe, planteó una serie de cuestiones relativas a la adjudicación por parte de la DFA del proyecto artístico-cultural denominado “Bidearen Aztarnak”, para la vía verde del antiguo tren Vasco-Navarro.

Este proyecto, adjudicado sin pasar por concurso público, lo presentó en rueda de prensa el Diputado General de Álava, Ramiro González, junto a la artista y la arquitecta encargadas de la redacción de este proyecto, y según se explicó en ese momento, responsables también de las propias intervenciones artísticas. En la nota de prensa posterior a esa presentación, podía leerse lo siguiente:

«El proyecto ‘Bidearen Aztarnak’ realiza una propuesta diferente para cada túnel. Así, para el de Trokoniz plantea la creación de un camino sonoro y lumínico que evoque velocidad y que pretende ser una reflexión sobre la modernización y el desarrollo. Para el túnel de Huecomadura, Lekue y Urkijo han ideado intervenciones con arcillas, en homenaje a la mina de Gauna. Por su parte, el túnel de Atauri incluirá motivos de asfalto en un entorno de azules que simule el fluir del agua. Para Fuenfría, la intervención se basa en el uso de madera, mimbre o tela arpillera de yute. El proyecto incluye también una propuesta para el túnel de Laminoria que, aunque estará condiciona a su restauración, ya plantea intervenciones puntuales mediante arenas y carbón vegetal.

”Ésta fue la razón por la que Iñaki Larrimbe preguntó sobre este asunto, la adjudicación de un proyecto sin concurso público previo que incluye siete actuaciones a lo largo de 5 años. Poco después, la DFA salió al paso defendiendo su proceder y explicando que cada una de las actuaciones las llevarán a cabo personas diferentes de distintos ámbitos, algo que no se había dicho en la presentación del propio proyecto. Además, y para desviar la atención de lo importante, se ha acusado a este grupo y a Iñaki Larrimbe en concreto, de ir contra estas dos personas. Nada más lejos de la realidad. El Grupo Juntero PODEMOS, y más concretamente, el Procurador Iñaki Larrimbe quieren aclarar lo siguiente: • Ni el grupo juntero ni el propio Iñaki Larrimbe tienen o han tenido intención alguna de personalizar esta denuncia, por no respetar las buenas prácticas en el ámbito cultural, en las personas de quienes han realizado el proyecto. Quien no ha respetado ese código de buenas prácticas por adjudicar el proyecto sin concurso público, es únicamente la Diputación Foral de Álava, y a ella se le plantearon las preguntas en el pasado Pleno de Control.

• El cien por cien de las asociaciones de artistas visuales del Estado, como la de Cataluña o la valenciana, recomiendan que las intervenciones públicas en materia de arte deben realizarse sobre la base de concursos públicos resueltos por jurados de expertos y representantes de la comunidad donde se realizará la obra.

• Una institución pública ha de aplicar estas buenas prácticas de una forma ejemplar, por su vocación de servicio público, pues el concurso público con un jurado de expertos independientes permite que la institución que lo convoca muestre ante el sector del arte equidad y transparencia en su proceder, además de garantizar la calidad de los proyectos seleccionados.

• La Ley de Contratos del sector público establece que el contrato menor no es apto para atender las necesidades de carácter recurrente, periódico o permanente, sino para satisfacer necesidades de carácter puntual. Este grupo entiende que un proyecto de 5 años no es algo puntual ni urgente, y en esa misma línea se ha manifestado un buen número de representantes alaveses del mundo del arte y la cultura, que han apoyado públicamente a Iñaki Larrimbe en su denuncia.

En definitiva, y con el objetivo de aclarar este asunto, el malestar de este Grupo Juntero respecto a la adjudicación sin fase concursal de un proyecto que el propio Diputado General califica como participativo, se centra única y exclusivamente en la institución foral alavesa, que es quien ha adjudicado estos trabajos sin tener en cuenta el código de buenas prácticas en el ámbito artístico-cultural. En ningún caso en la artista y la arquitecta adjudicatarias del proyecto.