Pena de Muerte. ¿Acto de Justicia?

Artículos de opinión

Por Juan Martín Fernández

Pena de Muerte. ¿Acto de Justicia?

Casi a diario, la sociedad presencia crímenes horribles y delitos de extrema crueldad. 

Vemos delante de nuestros ojos, cómo criminales crueles dejan un reguero de sangre y sufrimiento. Mientras las víctimas, en la mayoría de ocasiones, no tienen la oportunidad siquiera de vivir. Sus familias, tienen que enfrentarse no sólo con el dolor del crimen, sino enfrentarse al hecho, de que, cumplida su pena, el criminal saldrá en libertad. 

Dichas familias, también exponen la sensación de impunidad que viven, ya que, aunque el criminal haya sido condenado a cuarenta años, según nuestro código penal, sólo cumplirá un máximo de veinte años. 

Espera un momento, ¿Veinte años por todo lo que han cometido?

José bretón, Miguel Carcaño, el Parricida de Murcia, el Pederasta de ciudad lineal. ¿Te suenan?, éstos son sólo algunos trágicos ejemplos, de lo que son capaces éstos monstruos.

Aquí entra en juego un planteamiento, ¿Puede reinsertarse un criminal de éste calibre?

La respuesta es NO. Así lo determina la ciencia. Ya que, en la mayoría de casos estos sujetos padecen alteraciones cerebrales, tales como psicopatía, trastornos de la personalidad, conductas sexuales sádicas, etc. Pero más terrible, si cabe, es que algunos no padecen nada de lo anterior, simplemente su manera de interactuar con otros humanos, es haciendo daño.  

Añadido a esto, deberíamos confirmar, por tanto, que nos enfrentamos a un problema difícil de erradicar.

Debemos plantearnos, que solución o medida podemos adoptar para frenar estos delitos atroces. Y lo más importante, cómo podemos proteger a la población.

La respuesta no parece sencilla, y llegados a este punto, la población piensa en gran mayoría, que la prisión permanente revisable (cadena perpetua) es una solución. 

Sin embargo, imagina que coste para el estado supone esa medida, y lo más importante, el monstruo vive, pero sus víctimas ya no podrán. 

Es aquí, que entra en juego la pena de muerte. 

Aunque es una medida abolida en la mayoría de países, en EE.UU sigue funcionando en algunos estados. 

¿Impide el delito? NO

¿Elimina la reincidencia? Sí

¿Es justa? Depende de cómo lo pienses

Algo es seguro, las víctimas inocentes asesinadas, no merecían la muerte, y más terrible si se trata de niños. 

Dada nuestra legislación y el rechazo por gran parte de la población, es casi imposible aplicarla en España. 

Pero déjame que te muestre mí planteamiento;

Para los delitos de extrema crueldad descritos anteriormente, el criminal sería sometido a un juicio, con jurado popular. 

Si las pruebas determinan su culpabilidad, el criminal es condenado a pena de muerte. Además, se le embargarán sus bienes para sufragar las indemnizaciones a las victimas y sus familias.

Acto seguido, se ingresaría al criminal en una cárcel y en un módulo conocido como «corredor de la muerte», aquí permanecería por un tiempo no superior a seis meses, en este encierro, se pretende que el criminal reflexione y palpe el destino que le espera. Un castigo psicológico merecido. Además, se le sometería a trabajos para contribuir a su mantenimiento en la cárcel. Tendría que ganarse trabajando, su comida, luz, agua y resto de gastos. 

Pasados los seis meses, se le ingresaría en una sala,  y se le aplicaría ejecución por inyección letal. Unas inyecciones compuestas por medicamentos, que acabaría con su vida de forma rápida y eficaz. La sala contaría con ventanales para que las familias de las victimas pudieran presenciar la ejecución, y observar con tranquilidad que el asesino de sus familiares, ya no saldrá más a la sociedad, y por tanto, ya no hará daño a nadie más.

¿Qué lograríamos con la pena de muerte? 

1- Eliminar la reincidencia.

2- Proteger a futuras y posibles víctimas.

3- Reducir gastos al Estado.

4- Dar intranquilidad a las familias de las víctimas.

5- Ahuyentar a futuros criminales. 

Aunque rechaces de plano este planteamiento, piensa esto, ¿Si fueras un familiar de la victima de éstos monstruos, que pensarías?

Creo que, como la mayoría de sucesos, hasta que no lo padeces no sabes a qué te enfrentas. 

Quiero aprovechar, para rendir homenaje, a todas y cada una de las vidas inocentes que fueron arrebatadas a manos de monstruos. 

Descansen en paz Ángeles.