Pedro Sánchez decreta el estado de alarma que quiere alarga hasta abril

España

El nuevo estado de alarma tendrá una vigencia de 15 días. Pedro Sánchez necesitará del apoyo del Congreso de los Diputados para prorrogarlo. Planea hacerlo por seis meses.

El Gobierno de España ha decretado un nuevo estado de alarma, que estará en vigor durante 15 días, en una reunión extraordinaria del consejo de ministros, este domingo. La intención del Ejecutivo es prorrogarlo durante seis meses, según anuncian algunos medios. Para ello, Pedro Sánchez necesitará el apoyo del Congreso de los Diputados.

El estado de alarma ha sido una petición de once Ejecutivos autonómicos —ninguna del PP—, entre ellos el lehendakari de la CAV Iñigo Urkullu y la presidenta de Navarra María Chivite, con el objetivo de tener cobertura jurídica suficiente para endurecer las restricciones de movilidad y poder hacer frente al incremento de contagios de COVID-19.

Se prevé que no tendrán ningún obstáculo para aprobar el decreto ya que cuentan con el respaldo parlamentario del PNV, los independentistas y Cs.

Sánchez no necesita el visto bueno del Congreso para aprobar el estado de alarma, pero sí para prorrogarlo más allá de los 15 días de vigencia inicial. Por ello, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, volvió a hacer este viernes un claro llamamiento al PP para que garantice su apoyo para prorrogar este instrumento y poder garantizar así una cobertura jurídica apropiada para medidas como el toque de queda. De momento, el Ejecutivo de Sánchez ya se ha asegurado el apoyo del PNV, los grupos independentistas y Ciudadanos.

Plan aprobado por la CISNS

El Gobierno de España y las comunidades aprobaron este jueves en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) un plan de respuesta coordinada que incluye cuatro niveles de riesgo, con sus correspondientes medidas. En el nivel de alerta máxima se contempla expresamente la posibilidad de recurrir al estado de alarma para dar cobertura a medidas «excepcionales», tal y como recordó Sánchez en su comparecencia.

Tras superarse la primera ola del coronavirus, y decaer el estado de alarma iniciado en marzo por la progresiva pérdida de apoyos, Sánchez adoptó en verano una estrategia de «cogobernanza» con las comunidades, para que fueran ellas las que, en coordinación con Sanidad, se encargaran de gestionar la pandemia.

En esta línea, a finales de agosto puso a su disposición la posibilidad de solicitar la aprobación de un estado de alarma «territorializado» que sirviera como cobertura jurídica para aplicar medidas de movilidad más estrictas, si así lo consideraban necesario. En ese momento, Sánchez, ofreció a los presidentes autonómicos la posibilidad de acudir al Congreso a defender ellos mismos su petición.

Récord de contagios

Euskadi bate su récord de positivos y supera de nuevo los 1000 contagios diarios por COVID-19, al registrar 1212 en las últimas horas, 5 más que la víspera, en las 13895 pruebas PCR practicadas. La tasa de positividad ha subido del 8,7 %, el mayor porcentaje de la segunda ola pandémica.

Por su parte, la Comunidad foral registró este viernes 497 nuevos contagiados, una cifra mayor que en la jornada anterior, en la que fueron 469 los detectados con coronavirus. Según fuentes del departamento de Salud del Gobierno de Navarra, el viernes se practicaron un total de 3.848 pruebas, tanto PCR como test de antígenos (por 3.717 de la anterior jornada), que revelaron una tasa de positividad del 12,9 %, mayor al 12,3 % del día anterior.

La cifra global de contagios en el Estado español ya supera el millón; en concreto, se eleva ya a 1.046.132 desde el inicio de la pandemia.