Pedro Sánchez califica de “prioridad absoluta” acabar con todo tipo de violencia de género

España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado en Gijón (Asturias) el Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de la Violencia de Género La Casa Malva, un centro pionero en la atención a este colectivo desde el año 2007.

​En este centro, en el que ha estado acompañado del presidente en funciones del Principado de Asturias, Guillermo Martínez, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, el presidente de la Junta General del Principado de Asturias, Pedro Sanjurjo, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y la delegada del Gobierno, Delia Losa, Sánchez ha reiterado el compromiso del Ejecutivo con estas mujeres, así como la importancia de la colaboración entre administraciones en la lucha contra esta lacra social.

Durante su intervención, Pedro Sánchez ha afirmado que para un Gobierno feminista, asentado en los principios de la igualdad y de la libertad, acabar con todo tipo de violencia de género es una “prioridad absoluta”. Además, ha señalado que la sociedad debe contribuir para que las mujeres no tengan miedo ante quienes son o han sido sus compañeros.

En este contexto, Pedro Sánchez se ha referido a las tres mujeres que murieron asesinadas este fin de semana en Madrid, Estepona (Málaga) y Valga (Pontevedra). Con ellas, ya son doce las mujeres asesinadas este año, y casi mil desde que hay datos oficiales, el año 2003. “El dolor de estas mil mujeres, y de otras muchas que lo sufren cada día, no es una crónica más en la página de sucesos, sino actos atroces de violencia de género”, ha remarcado.

El presidente y el resto de autoridades siguen la intervención de Yoanna Magdalena Benavente, coordinadora de la Red de Casas

Pool Moncloa/Fernando CalvoEl presidente ha destacado la labor de La Casa Malva en la atención de las mujeres que sufren violencia de género que, ha dicho, no es equiparable a violencia doméstica porque sufren dolor “por el hecho de ser mujeres” y porque alguien se ha creído con el derecho a maltratarlas. “La tragedia de las mujeres agredidas y humilladas no es solamente suya, no es un dolor privado, es el de todos y todos sufrimos con ellas”, ha añadido.

Por su parte, la directora de La Casa Malva, María Fernández, ha resaltado la labor no solo de esta casa, sino de toda la red de casas de acogida, que desde que se creó en el año 2000 ha atendido a más de 4.000 mujeres de las que dependían más de 3.700 hijos o personas a cargo. Fernández ha valorado, además de la acogida y el acompañamiento, el aporte de visibilidad que les ha dado la red al hacer partícipe a la sociedad de su problema y, en definitiva, el evitar que tengan que permanecer escondidas y darles una oportunidad para que puedan rehacer sus vidas.

La violencia de género, un asunto nacional

El presidente ha recordado que, después de muchos años de lucha, en 2004 se consiguió aprobar la Ley Integral contra la Violencia de Género y en 2007, la Ley de Igualdad. Gracias a esas normas, ha dicho Sánchez, “hoy todos juntos gritamos basta ya. No queremos ni una más asesinada, no queremos ni una menos entre nosotros”.

Pedro Sánchez ha destacado la necesidad de continuar fortaleciendo la red de ayuda y protección a las mujeres y de utilizar con inteligencia los recursos disponibles. En este sentido, el presidente ha recordado también la importancia de los ayuntamientos y de todas las administraciones locales en la lucha contra esta lacra, para detectar escenarios de riesgo por su labor de proximidad.