OYARZABAL apela a una maryoría social alavesa con un proyecto de moderación e impulso para Álava

Euskadi

“Queremos una Diputación activa al servicio de los alaveses y donde la bajada de impuestos dinamice la economía y seamos la referencia en bienestar social” “Son muchos los retos para Álava y para ello necesitamos una Diputación fuerte, dialogante y decidida”.

Esta mañana en el Palacio de Congresos Europa y ante más de 400 personas, entre ellas representantes de la sociedad civil, ha sido la presentación oficial de Iñaki Oyarzabal como candidato a Diputado General de Álava. Su discurso, precedido de quienes fueron Diputados Generales de Álava, Ramón Rabanera y Javier de Andrés, y del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha versado en torno a los proyectos que defiende el Partido Popular de Álava para los próximos cuatro años desde el gobierno de la Diputación.

“Álava necesita un impulso, un proyecto claro, en definitiva, un cambio”, ha dicho Oyarzabal quien ha resaltado que “para ello son necesarios los acuerdos y el diálogo para liderar un programa donde Álava y los alaveses sean la prioridad, donde nuestro Territorio tenga el peso que merece, se atreva a denunciar la discriminación y el maltrato que sufrimos desde el Gobierno vasco en materia de financiación, infraestructuras, programas de empleo o promoción turística”. Ha advertido que “no se trata de un falso victimismo sino de una clara situación de desprecio que revierte en menos oportunidades para los alaveses y enfrenta innecesariamente a los Territorios entre sí”.

Oyarzabal ha recordado “la importancia de la Diputación Foral de Álava en la vida de los ciudadanos y su función como agente tractor que facilite su labor diaria y no ponga trabas a los proyectos de los alaveses”. Por ello, el candidato ha asegurado que “Álava necesita dinamizar su industria, sus pequeños comercios, a los autónomos y la economía en general, donde se use una herramienta foral como es la política fiscal con una amplia bajada de impuestos que ponga fin a la trayectoria actual de solo recaudar castigando a los alaveses con más cargas impositivas”.

“Los alaveses son gente solidaria y trabajadora, por lo que me comprometo a que Álava siga siendo tierra de oportunidades donde todo aquel que venga a trabajar encuentre su sitio en una sociedad abierta sin discriminaciones”, ha dicho Oyarzabal. “Seguiremos diciendo la verdad y apostando por cambiar el sistema de ayudas sociales porque no es justo que quien ha cotizado aquí no tenga acceso para acogerse a las ayudas económicas”.

Otro de los aspectos que ha defendido el candidato por el PP a la Diputación alavesa ha sido la libertad en la educación y en el euskera. “Las familias tienen derecho a elegir libremente la educación de sus hijos y eso pasa por el apoyo a la escuela concertada y también supone poner fin a las políticas lingüísticas que el nacionalismo lleva décadas imponiendo en contra de la realidad alavesa”. ”Nadie debería perder una oportunidad de empleo por no saber euskera, dejando de ser así un obstáculo para médicos y otros profesionales, por lo que pediremos la competencia lingüística”

“Recuperar la primera posición en bienestar social es una prioridad para el Partido Popular” ha remarcado, asegurando que para ello “hablaremos con las asociaciones del sector y contaremos con sus aportaciones para que los Servicios Sociales de Álava no descuiden a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad, colectivos de enfermedad mental y familias tal y como está pasando ahora con un preocupante aumento en las listas de espera de mayores, obviando a los cuidadores y dejando el área de los menas lleno de problemas y descontrol, provocando problemas de inseguridad”.

Para Iñaki Oyarzabal también supone una prioridad evitar la despoblación en nuestro Territorio: “La Diputación debe ser una herramienta favorable para los pueblos haciendo de la zona rural un espacio atractivo, donde se fomente el empleo, la vivienda para jóvenes, se apoye al sector primario, el trasporte y exija al Gobierno vasco más atención en sanidad y seguridad”

Por último, el candidato foral se ha comprometido a crear un marco que “dote a Álava de acuerdos, convivencia y estabilidad” donde la defensa del Estatuto de Gernika y la Constitución sean la base de ello. “No aceptaremos lecciones de nadie”, ha insistido, en una Comunidad Autónoma que goza de un 94% de autogobierno, “el mayor del mundo”. En esta parte de la intervención ha recordado a las víctimas del terrorismo para pedir que no vuelva a nuestra tierra esa época de confrontación, recordando que “Álava fue el freno al plan Ibarretxe y lo volverá a ser”.

Oyarzabal ha concluido con una “llamada a la mayoría social alavesa que prima la moderación y la estabilidad, con un proyecto centrado y dialogante siempre al servicio de los alaveses”.