ÓSCAR FERNÁNDEZ, ELKARREKIN VITORIA-GASTEIZ

Vitoria-Gasteiz

Urtaran beste errealitate batean bizi da. Munduan zehar joaten da sariak jasotzen, baina hona heltzen denean, BERDEAZ ahazten da. Ikaragarrizko proiektuak aipatzen dituelako. Adibidez, Lurperatzea, auditorioa, Mendizorrotza…

– Alkateak hiru aukera dauzka behar duen gehiengoa lortzeko. Alderdi Popularraren bidea, klima aldaketa eta giza desberdintasuna uko egiten dituztena. EH Bilduarena, beti nahiago izaten duena aberria jendea baino, edo Elkarrekinen bidea, zientzialariek eta gazteriak eskatzen dituzten neurriak lehentasuna ematen dituena.

Urtaran vive en otra realidad. Por un lado, recorre el mundo recogiendo premios GREEN y presumiendo de ciudad sostenible, pero, por otro lado, cuando llega a Vitoria-Gasteiz se olvida de lo verde y sigue defendiendo el modelo de la opulencia, el derroche y vender macroproyectos que no son prioritarios para nuestra ciudad. Así, tenemos un enorme listado que este Alcalde quiere desarrollar, proyectos de una gran cuantía económica como el soterramiento (800M€), auditorio (30M€), Mendizorrotza (22M€), son solo algunos ejemplos.

Ejecutarlos supone hipotecar las arcas municipales para la próxima década. Estos 10 años coinciden con el plazo que ha fijado la ciencia para acometer “cambios rápidos, profundos y sin precedentes” y afrontar la emergencia climática. Unos cambios que requieren una fuerte inversión de dinero público en rehabilitación energética de edificios, instalación de energías renovables, electrificar la demanda energética, electrifica el transporte público o cambiar el sistema de recogida de residuos. Aunque Urtaran siga con la cabeza bajo tierra, estos deberes que tenemos como ciudad son de obligado cumplimiento, por lo tanto, debe abandonar ese modelo de la opulencia y se debe a poner a trabajar por una Green Capital de verdad.

El Alcalde tiene tres caminos posibles para conseguir la mayoría que necesita. El camino del Partido Popular, negacionistas de la realidad climática y de las desigualdades sociales, el camino de EH Bildu, anteponiendo la patria a la gente, o el camino de Elkarrekin, priorizando las medidas que establece la comunidad científica y que exige la juventud.