No pisará la cárcel tras una persecución que acabó a tiros y dar positivo por cuatro drogas diferentes

España

Increíble pero cierto, un joven condenado por conducir bajo la influencia de las drogas, poner en claro riesgo al resto de usuarios de la vía, desobedecer gravemente las órdenes de los agentes de autoridad, obligados incluso a disparar contra el vehículo para detener su marcha, no pisará la cárcel. 

Archivo/GC

Los hechos tuvieron lugar el pasado domingo, en el municipio de Allepuz (Teruel) cuando la Guardia Civil daba el alto a un conductor de un Lexus que circulaba de manera irregular.

Lejos de hacerlo, pisó más el acelerador, desatendiendo deliberadamente las indicaciones de los agentes, iniciándose una persecución que duró más de media hora y a lo que sumaron dotaciones de Policía Local y Policía Nacional.

Policía Nacional/Archivo

IU G. P. de 23 años de edad, circuló a gran velocidad por las calles de varios municipios, en algunas de éstas en dirección contraria, comprometiendo gravemente la seguridad del tráfico, realizando peligrosas maniobras con claro menosprecio para la vida del resto de usuarios de la vía. 

La persecución finalizó cuando, al parecer, un agente de la Policía Nacional disparó contra una de las ruedas del Lexus, provocando que su conductor perdiera el control del vehículo y quedara atrapado en una zanja, en el lateral de la carretera por la que huía a toda velocidad, informa PolicíaH50

Disparo de un arma/Pixabay

Otros efectivos policiales realizaron varios tiros al aire intimidatorios que no surtieron el efecto esperado en la actitud del fugado.

Una vez el vehículo dado a la fuga se encontraba inmovilizado, los agentes tuvieron que romper los cristales para poder detener al conductor que se resistió activamente a su detención.

El fugado dio positivo por cocaína, metanfetaminas, anfetaminas y THC (canabis), acompañado de una sintomatología que evidenciaba una clara influencia de sustancias tóxicas sobre el organismo del sujeto.

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Teruel lo ha condenado por tales hechos a cuatro meses de prisión, dos años y dos meses privado del permiso de conducir, 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad y una multa de 960 euros. Dado que el sujeto carece de antecedentes penales, ¡no pisará la cárcel!

Foto Policiascnp/Archivo

Barato, demasiado barato parece que sale a algunos comprometer la vida de los demás, provocar una persecución a tiros y conducir temerariamente bajo la influencia de las drogas. Mensaje de impunidad enviado a una sociedad cada vez más propensa a sobrepasar los límites de la ley sin temor a sus consecuencias.