Monseñor Filomeno Vieira, Arzobispo de Luanda (Angola): “El papel de los misioneros vascos fue anunciar el Evangelio de la reconciliación”

Artículos de opinión

Por Vicente Luis García Corres (Txenti)

¿Cuál es el motivo de su visita a Vitoria?

Soy  sacerdote de la diócesis de Luanda, donde por muchos años estuvieron los misioneros vascos. No solo en Luanda, también en Malange, en Lubango y en Namibe. El motivo de mi presencia es visitarles personalmente porque ellos me conocieron cuando yo era seminarista. Y ahora que soy Arzobispo siento una doble obligación moral de decirles que continúan en nuestro corazón. Expresarles nuestra gratitud por la vida que ellos dieron por tantos angoleños. Decirles a todos que están en nuestro corazón y en nuestra oración.

Para nosotros lo primero es su pasión misionera que les lleva a salir de su tierra, de su zona de confort. Y atendiendo al mandato de Jesucristo ir a otras tierras desconocidas, otra cultura, otra lengua. Los misioneros vascos hicieron dos cosas importantes, alcanzar una gran identidad cultural con el pueblo y segundo una promoción humana ligada a la evangelización. Además de la catequesis, la atención pastoral en las misiones, la construcción de iglesias, también construían y se gestionaban escuelas, centros de promoción para jóvenes, para mujeres, centros médicos… encontramos todo esto, esa atención integral al hombre en las diversas parroquias de Malange, Luanda, … Como decía S. Juan Pablo II cuidar el cuerpo, el espíritu y la mente, esta es la mayor aportación que han hecho. 

¿Cuál sería la huella más importante dejada por los misioneros vascos en Angola?

Después en Luanda se ocuparon de muchos trabajos. Así, D. Luis María Perez de Onraita, fue director espiritual del Seminario durante muchos años y orientador de muchas religiosas. Hay que recordad que, cuando llegaron a Luanda, el clero vasco era el único clero diocesano (había más clero, pero era clero misionero ligado a sus congregaciones), es decir, que no había clero nativo diocesano. Por lo que, además,   hicieron un gran trabajo de promoción de las vocaciones nativas.  

Mons Filomeno Vieira Días Arzob Luanda Angola1

Angola ha sido un país que vivió una guerra muy cruenta. ¿Cuál ha sido el papel de los misioneros vascos en el tema de la reconciliación del pueblo de Angola?

El Evangelio es la Buena Noticia de la reconciliación de Dios con el hombre y de los hombres, entre si.  El papel de los misioneros fue anunciar este Evangelio, el Evangelio de la reconciliación. A través de la oración, la catequesis, de la educación a los jóvenes, …(Honorio señala que en varias ocasiones la Iglesia logró sentar a los jefes de los dos grupos enfrentados en la guerra de Angola).

¿Cómo es hoy la Iglesia de Angola?

Es una Iglesia viva, con muchos desafíos, desafíos debidos a la gran explosión demográfica  (Luanda cuenta con una población en torno a los 5 millones de personas y Angola cuenta con una población de 26 millones de personas) El gran desafío es el anuncio del evangelio y descubrir que Cristo permanece hoy en el camino del ser humano. Un capítulo importante es la promoción del laicado, un laicado comprometido con la evangelización, capaz de estar en los espacios de decisión del país con conciencia propia…. Otros desafíos son los resultantes del compromiso social de la Iglesia. Cristo nos dijo que a los pobres los tendríamos siempre con nosotros y que les diésemos nosotros de comer. Eso más que un desafío es un programa de vida permanente. En Luanda estamos ahora poniendo en marcha un proyecto de comedores sociales. 

Dentro de pocos días comienza el Sínodo de la Amazonía. ¿Cómo se ve este Sínodo desde África?

Con mucha sintonía, proximidad, lo que pasa en el Amazonas pasa también de alguna manera en muchas zonas de África. En Angola, en los últimos años, también hemos sufrido la destrucción sin criterios de una gran parte de la selva. Zonas de la foresta que tardarán años en recuperarse han sido destruidas en segundos.

El Papa Francisco acaba de visitar África y tiene la vista puesta en ese continente. ¿Cómo se sienten con el Papa Francisco?

El Papa Francisco es un Papa con encanto, es un Papa de la alegría, de la proximidad, de los gestos. El hombre africano originariamente también es así. Eso se vio en las imágenes de la visita a Mozambique.

Al principio daba las gracias por la labor misionera de las diócesis vascas. Hoy Europa necesita posiblemente ser evangelizada. ¿Están preparados para devolver algo de lo que se les dio?

Nunca podremos devolver aquello que recibimos. Lo que recibimos está en nosotros, en nuestra vida, en nuestra fe, en nuestro entusiasmo. 

Ayer, casualmente coincidió con el obispo de Vitoria, que ha visitado recientemente Ecuador, y a quien se le ha preguntado para cuándo el viaje a Angola. Monseñor Elizalde dijo que cuando reciba la invitación. Aún a riesgo de ser indiscreto, en su breve encuentro de ayer ¿le invitó a visitar Angola?

Ayer no hablamos de ello en nuestro breve encuentro, pero, saltándome todos los protocolos, y aunque más adelante lo haga de manera oficial: Excelencia, quiero decirle que es bienvenido a Angola. Le esperamos para que venga acompañado de Andoni, de Fran, de Fernando, (algunos de los últimos misioneros que han estado en Angola)  Angola es un país abierto, y así como me he sentido acogido, serán todos bienvenidos.