Miembros de la UPR salvan de morir ahogados a dos contrabandistas en la Línea

Andalucía

Dos miembros de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional han salvado de morir ahogados a dos contrabandistas, padre hijo, en un desembarco ilegal de tabaco en el puerto de la Atunara, en La Línea de la Concepción.

Fuente Fb PN/Archivo

Los hechos se produjeron en el citado puerto, sobre las cinco de la madrugada. La UPR, desplazada desde Madrid para reforzar la lucha en el Campo de Gibraltar contra el contrabando de tabaco y el tráfico ilegal de hachís, avistó una embarcación llegando a puerto.

Alrededor de 20 personas, conocidos como “collas”, desembarcaban la mercancía a toda prisa. Al percatarse de la presencia policial, la mayoría de ellos consiguen huir.

Sin embargo, dos de ellos no correrían esa suerte. Cercados por el dispositivo policial y ante la imposibilidad de ser interceptados, optaron por lanzarse al mar. Momentos antes habían forcejado con los policías tratando de tirar a éstos al agua. Afortunadamente, sin éxito.

Las condiciones adversas de la marea, en particular por sus fuertes corrientes, pondría la supervivencia de los dos hombres en serio compromiso.

Fuente PolicíaCNP/ Archivo

Tras largos minutos a la deriva, ambos hombres comenzaron a presentar signos de hipotermia y continuos vómitos. Estaban apunto de ahogarse. La situación era límite.

Fue entonces cuando dos policías decidieron coger un bote de remos y arrojarse al mar para auxiliar a loscontrabandistas, salvándolos de una muerte segura.

Tras su urgente traslado al Hospital de la Línea de la Concepción, fueron detenidos por un presunto delito de desobediencia y atentado a agentes de la autoridad.

En lo referente a la mercancía de tabaco, al no superarse su valor los 7000€, se trataría de un ilícito administrativo, que se resuelve con su incautación y posterior propuesta para sanción ante la correspondiente Subdelegación del Gobierno.

El valor y compromiso de estos policías no conoce límites. Estuvieron apunto de ser arrojados al mar y, sin embargo, no dudaron en salvaguardar la vida de sus agresores.

Fuente: PolicíasH50