Michelle Bachelet se congratula de la cooperación positiva de Marruecos con el ACNUDH y los mecanismos de derechos humanos de la ONU

Internacional

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se congratuló, el miércoles, de la cooperación positiva de Marruecos con la oficina del Alto Comisionado y los mecanismos de derechos humanos de la ONU.

En una reunión virtual con el Grupo de Apoyo a la Integridad Territorial del Reino en el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, a la que asistieron una quincena de embajadores, varios representantes permanentes adjuntos y expertos encargados de las cuestiones de derechos humanos ante las misiones permanentes en Ginebra de los Estados miembros del Grupo, Bachelet expresó su deseo de que se refuerce esta cooperación y agradeció a Marruecos su contribución tangible en los trabajos y actividades del Consejo de Derechos Humanos.

En cuanto a la cuestión de la integridad territorial del Reino, Bachelet reconoció el carácter político del diferendo regional sobre el Sáhara marroquí, que está sometido a un proceso político bajo la égida del Consejo de Seguridad.

También informó de que su oficina y los distintos titulares de mandatos habían recibido varias alegaciones de violaciones de los derechos humanos en los campamentos de Tinduf, especialmente lo que se refiere a la represión de los opositores a los dirigentes separatistas, la privación de los derechos de circulación, el reclutamiento de niños en las milicias militares y la prohibición de desplazarse fuera de los campamentos.

El objetivo de esta reunión era reafirmar a la alta responsable de la ONU el apoyo firme e inquebrantable de los Estados miembros de este Grupo a la integridad territorial de Marruecos y a las medidas tomadas por el Reino en respuesta a las provocaciones de las milicias armadas del «polisario», con el apoyo de Argelia.

La reunión fue también una oportunidad para reiterar el rechazo del Grupo a las maniobras dilatorias orquestadas por Argelia y su instrumentalización de los derechos humanos con fines de propaganda política, aliándose con un puñado de Estados conocidos por su triste historial de violaciones graves, masivas y sistemáticas de los derechos humanos.