Marruecos, país de oportunidades para el sector agroalimentario

Internacional

Olimerca.- Sectores como la industria auxiliar de la agricultura y la agroalimentación pueden encontrar nuevos nichos de mercado en Marruecos. Así lo han señalado expertos que han participado en el encuentro digital organizado por Extenda para dar a conocer a las empresas andaluzas las “Oportunidades de negocio e implantación en Marruecos”, en el que participaron 84 empresarios andaluces interesados en el mercado norteafricano.

Marruecos es actualmente el octavo mercado de destino y segundo no comunitario, solo por detrás de EE.UU., de las ventas andaluzas al mundo con el 4,4% del total. Tras una década en la que casi se triplicaron las ventas, la crisis de la Covid-19 ha hecho bajar la factura exportadora en los primeros once meses de año un 17,8%. 

Durante el análisis general de la situación del mercado marroquí, se reveló que el mercado exige una comunicación constante con el cliente y un cuidado servicio post venta, así como una interlocución directa con los proveedores. Entre otros principios, se subrayó también que la competitividad de precio y la capacidad de dar un valor añadido (servicio, calidad, etc.) son también importantes.Marruecos, con 36 millones de habitantes, es un mercado natural para Andalucía por su proximidad geográfica, los numerosos vínculos entre ambos territorios, y las fluidas relaciones institucionales

Por otra parte, se apuntó que el país exige, en muchas áreas, una fuerte implicación que tan solo se otorga estando presente en el mercado. Otro aspecto fundamental en Marruecos es la necesidad de gestionar toda la documentación de los negocios en francés, así como de disponer de personal de habla francesa y/o árabe si se abre algún negocio en el país, para el seguimiento adecuado de los proyectos comerciales.

Acuerdo de Asociación con la UE
Según los datos de Extenda, Marruecos, con 36 millones de habitantes, es un mercado natural para Andalucía por su proximidad geográfica, los numerosos vínculos entre ambos territorios, y las fluidas relaciones institucionales.

Además, en virtud del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, hay amplios compromisos de liberalización comercial mutua, algunos ya en vigor, como los que afectan a bienes industriales o productos agrícolas, entre otros
Esta nueva orientación está permitiendo la creación de cadenas de valor integradas a ambos lados del Estrecho, competitivas en sectores como el agroalimentario.