Mari Mar Blanco propone una Ley Antiokupa para garantizar la propiedad privada, la convivencia y la seguridad

Euskadi

Una ley que modifica las multas a penas de prisión de uno a tres años, que las viviendas de los okupas no sean moradas y que no tengan los mismos derechos que una persona legal, que la Policía pueda desalojar la vivienda okupada ilegalmente en un plazo de 12 a 24 horas y no puedan inscribirse en el Padrón, entre otras medidas. 

• Iñaki Oyarzabal, Presidente del PP de Álava: “Vitoria es una ciudad okupa, que no se localiza en un barrio concreto, es una mancha de aceite que se ha extendido por toda la ciudad por la inacción del PNV y el PSOE desde hace años”. 

La candidata al Congreso por Álava, Mari Mar Blanco, ha propuesto una Ley Antiokupa a nivel nacional que modifique las penas de multas a penas de prisión de uno a tres años; que las viviendas de los okupas no sean moradas y que no tengan los mismos derechos que una persona legal. “En Vitoria tenemos un gravísimo problema, la okupación ilegal se está extendiendo por toda la ciudad y hay que ponerle freno”, ha señalado. 

Mari Mar Blanco ha declarado que “el alcalde Urtaran prefiere ponerse de perfil y no hacer nada porque sabe que en este apoyo a los okupas también cuenta con el apoyo del PSOE y de Bildu”. “La okupación ilegal rompe con la seguridad vecinal y con la convivencia, por eso proponemos la Ley Antiokupa”. 

En este sentido, ha propuesto también que la Policía pueda desalojar la vivienda okupada ilegalmente en un plazo de 12 a 24 horas “al conjunto de jetas que se han apropiado de la vivienda” ha insistido, y este plazo se amplia también a las personas jurídicas. Blanco ha señalado que la Ley Antiokupa “impide que los okupas estén protegidos por el derecho fundamental de inviolabilidad del domicilio o por el concepto de morada, porque no puede tener los mismos derechos que el propietario de la vivienda” y asimismo, “otorga facultades a las 

comunidades de propietarios cuando se producen situaciones de actividades prohibidas, molestas o incívicas”. 

La candidata al Congreso por Álava ha detallado que la okupación ilegal de un inmueble no podrá dar lugar a la inscripción de los ocupantes en el Padrón municipal, ya que se considerará nula. Para Mari Mar Blanco, esta Ley Antiokupa supone “luchar contra las mafias y la delincuencia asociada y garantizar la propiedad privada, la convivencia y la seguridad”. 

“Una ley que pretende ser social, que es legal, muy pegada a la seguridad ciudadana, y proteger a las personas más vulnerables, como el caso de Victoria en Portugalete”, ha indicado. 

Y ha matizado y dejado claro que “esta ley no va en contra de las personas que no pueden pagar una hipoteca, quienes están en situación precaria, en desempleo, esta ley está aplicada a quienes okupan de manera ilegal una vivienda”. 

Por su parte, el Presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzabal, ha manifestado su preocupación ya que “Vitoria es una ciudad okupa, que no se localiza en un barrio concreto, es una mancha de aceite que se ha extendido por toda la ciudad por la inacción del PNV y el PSOE desde hace años”. Oyarzabal ha citado Errekaleor, “el barrio okupa más grande de España”, que congrega a más de 200 okupas que “campan a sus anchas”, y donde “el PNV y el PSOE han permitido y han dado cobertura con la izquierda abertzale a la okupación del barrio”. 

Otro de los barrios que ha señalado es Olarizu, con 120 viviendas okupadas. “Los vecinos viven con miedo, sienten inseguridad, hay problemas de drogas… y no podemos permitirlo, existe un proyecto de derribo del barrio que también hemos aprobado y que exigimos que ponga en marcha cuanto antes”, ha sentenciado. Y ha querido añadir que “estos conflictos con los okupas conllevan problemas de convivencia, de drogas, una paralización general del barrio, de su expansión, de su crecimiento”. 

Además, la okupación ha llegado a tal punto en Vitoria que también se han okupado viviendas sociales en el barrio de Lakua y Abetxuko. “Los vecinos de estas zonas están inmersos en conflictos sociales, se sienten atemorizados, conviven con problemas de drogas, ruidos…”, ha señalado Oyarzabal. 

La okupación ilegal “trae delincuencia, drogas, inseguridad y afecta a la convivencia de los vecinos. El PP está comprometido en la lucha contra la ocupación ilegal, poner freno a los okupas en Vitoria”, ha concluido.