LOS SINDICATOS SATSE, ELA, LAB, CCOO, UGT Y ESK HAN EXIGIDO A LA CONSEJERA DE SALUD UNA NEGOCIACIÓN REAL Y CON CONTENIDOS PARA DAR SOLUCIÓN A LOS GRAVES PROBLEMAS ESTRUCTURALES DE OSAKIDETZA

Euskadi

En una reunión telemática celebrada ayer, le han mostrado su preocupación por la escasez de  medios de la Atención Primaria y el riesgo de colapso a la hora de hacer frente a la vacunación del  COVID 

Ante la gravedad de la situación que atravesamos, la falta de soluciones a los graves problemas que atraviesa Osakidetza  y a la vista de que la propia Dirección de Osakidetza nos remitió a la Consejera de Salud, alegando que algunas de  nuestras reivindicaciones exceden de su competencia, el pasado 15 de diciembre, solicitamos una reunión urgente con  la Consejera de Salud, solicitud que ha desembocado en una reunión telemática celebrada en el día de hoy. 

En la reunión de hoy, hemos constatado, una vez más, que más allá de las declaraciones de buenas intenciones y de una  eventual voluntad negociadora sobre planteamientos futuros a realizar en la Mesa Sectorial, a día de hoy, y a pesar de  que estamos atravesando la peor crisis sanitaria de nuestra historia reciente, no hay encima de la mesa ninguna medida  tendente a dar solución a los problemas estructurales que padece Osakidetza. 

Hemos vuelto a denunciar el ninguneo sistemático del Departamento de Salud y de la propia Osakidetza hacia los  sindicatos. Y ello porque además de que no existe ninguna voluntad negociadora, tenemos conocimiento de numerosas  cuestiones que afectan de lleno a la plantilla, a través de los medios de comunicación. Ni siquiera se nos traslada la  debida información. 

El último ejemplo de ello es la vacunación frente al COVID. La plantilla de Osakidetza ha empezado ya a vacunar a los  primeros colectivos, y ellos/as son también un colectivo prioritario para ser vacunado. Pues bien, no se nos ha trasladado  información alguna sobre el proceso y tampoco conocemos cuál es la planificación para vacunar a la propia plantilla de  Osakidetza. Sin embargo, sí se ha trasladado información a los medios de comunicación sobre ambas cuestiones.  

Cabe recordar que un proceso de vacunación con el que se inicia ahora supone un reto para el sistema sanitario dada su  dimensión y su prolongación en el tiempo. Máxime si tenemos en cuenta que es una tarea más que debe asumir la  Atención Primaria, siendo este un nivel asistencial que lleva años infradotado y sobrecargado y que en los últimos meses  se ha situado al borde del colapso ya que su tareas se han multiplicado: PCRs, cribados masivos, vacunación de la gripe,  vacunación del COVID, etc. 

En más, en la reunión de hoy, la Consejera de Salud se ha negado a responder a varias cuestiones relativas al proyecto  de presupuestos del Departamento de Salud, alegando que ya dio las explicaciones oportunas en ámbito parlamentario.  Sin embargo, cabe recordar que el dinero que se invierte en Osakidetza, incide directamente en las condiciones laborales  de la plantilla y también en la calidad asistencial de la atención sanitaria que se ofrece a la ciudadanía. 

Y en este contexto, hemos vuelto a denunciar que en la Mesa Sectorial no se negocia nada. El contenido y el calendario  de reuniones se decide de manera unilateral y lo que se pone encima de la mesa son decisiones adoptadas previamente.  Osakidetza decide de qué se habla y cuándo se habla. Así, hemos exigido a la Consejera de Salud una negociación real y  con contenidos para dar solución a los graves problemas estructurales de Osakidetza, carencias que la pandemia ha  dejado más que nunca al descubierto. 

Hemos reiterado la necesidad y la urgencia de abordar nuestras reivindicaciones: una partida preSupueStaria para la  sanidad pública que se equipare a la media de la UE, destinando un 25 % del presupuesto de sanidad a la Atención  Primaria; aumento de la plantilla, con la incorporación a la plantilla estructural de los empleos ocultos en fraude;  consolidación de trabajadoras/es eventuales; reversión de todos los recortes; la reversión de los servicios privatizados;  y medidas para garantizar la salud y la seguridad de la plantilla.

Al hilo de estas reivindicaciones y con el objetivo de denunciar la grave situación que se viven en los centros  de trabajo, cabe recordar que, siguiendo con la dinámica de movilizaciones promovida por la intersindical,  hoy día 30, a las 11 de la mañana, se celebrarán concentraciones en los centros de trabajo. 

Si no se dan pasos en el sentido que hemos solicitado, intensificaremos las movilizaciones. Euskal Herria.

PEDIR SOLUCIONES A SUS PROBLEMAS ESTRUCTURALES

Los sindicatos convocantes solicitaron, el pasado 14 de diciembre, una reunión urgente con la  Consejera de Salud, solicitud a la que no han obtenido respuesta. 

Los Sindicatos SATSE, ELA, LAB, CCOO, UGT y ESK hemos recorrido esta mañana las calles de las tres capitales  en sendas manifestaciones, con el objetivo de denunciar la grave situación que atraviesa nuestro sistema  sanitario público y pedir soluciones a los problemas estructurales de Osakidetza. 

Cabe recordar que tenemos un sistema sanitario diezmado por las políticas de recortes de la última década,  situación que sin duda se ha agravado con la actual crisis sanitaria; la pandemia que venimos padeciendo  desde marzo está poniendo a prueba tanto a la plantilla como al propio sistema sanitario público, y está  dejando al descubierto unas carencias estructurales que vienen de lejos y que el Departamento de Salud no  ha tenido ni tiene voluntad de abordar y solucionar. 

Tras 5 meses sin que se reuniera la Mesa Sectorial, las reuniones celebradas los días 26 noviembre y 10 de  diciembre, supusieron la constatación de la nula voluntad de Osakidetza para abordar y solucionar, de una  vez por todas, los graves problemas estructurales que sufre nuestra sanidad pública. Es más, pasados 8 meses  desde la primera ola de la COVID, Osakidetza ha planteado claramente su intención de seguir exprimiendo a  la plantilla como único plan para hacer frente a la pandemia. 

Llevamos años denunciando tanto los problemas estructurales que padece nuestro sistema sanitario público,  como la nula voluntad negociadora de Osakidetza y del Departamento de Salud. Llevamos mucho tiempo sin  que se respete el derecho a ser informados/as, a ser escuchados/as y a la negociación colectiva. El  reconocimiento de la parte social, simplemente, no existe en la empresa más grande de la Administración  Pública vasca. 

Siendo esta la situación, el pasado 10 de diciembre, hicimos pública nuestra intención de poner en marcha  una dinámica de movilizaciones que dio comienzo el pasado día 16 y a la que hoy hemos dado continuidad.  Tal y como ya señalamos, las movilizaciones tendrán lugar los miércoles del mes de diciembre y los jueves del  mes de enero, y culminarán con una jornada de huelga el próximo 28 de enero. 

Ante la gravedad de la situación que atravesamos y la falta de respuestas por parte de Osakidetza, el pasado  14 de diciembre, solicitamos una reunión urgente con la Consejera de Salud. Pues bien, a día de hoy, no  hemos recibido respuesta alguna a nuestra solicitud. Entretanto, se mantiene la grave situación que se vive  en los centros de trabajo sin que, a día de hoy, el Departamento de Salud haya planteando ni una sola medida  para revertir la situación. 

Estamos atravesando la mayor crisis sanitaria de nuestra historia reciente lo que hace más urgente, si cabe,  la necesidad de reforzar nuestra sanidad pública y de paliar y solucionar sus graves carencias. 

Exigimos a Osakidetza y al Departamento de Salud que pasen de las palabras a los hechos. Si no se ponen en  marcha las soluciones urgentes y de calado que Osakidetza necesita, intensificaremos las movilizaciones.