Los resultados de la alianza entre la ONU y la UA marcan la diferencia

Internacional

El liderazgo, la visón y la solidaridad africanas son los tres ejes que han servido al mundo, y al propio Secretario General de las Naciones Unidas, como fuente de inspiración para la búsqueda de soluciones a largo plazo al problema de los desplazamientos forzados.

Procurar soluciones duraderas para los traslados forzosos es el tema central en la agenda de la 32a cumbre de la Unión Africana que se celebra este domingo y mañana lunes en Addis Abeba, en Etiopía y en la que participó el Secretario General de la ONU durante su ceremonia de apertura.En primer lugar, António Guterres recordó que África es el líder mundial a la hora de acoger refugiados y desplazados internos, albergando a casi un tercio de ellos, pese a los desafíos sociales, económicos y de seguridad a los que se enfrentan.

“Los gobiernos y los pueblos de África han mantenido las fronteras, las puertas y los corazones abiertos a millones de personas necesitadas. Lamentablemente, este ejemplo no se ha seguido en todas partes. Desgraciadamente, la generosidad no es proporcional a la riqueza. África ha establecido un modelo de excelencia de la solidaridad”, resaltó.

A modo de ejemplo, citó varios logros como la la Convención sobre Refugiados de la OUA, la Convención de Kampala sobre los desplazados internos, la primera y única convención regional de este tipo, y la adopción de los Pactos Mundiales sobre Refugiados y sobre la Migración Segura, Ordenada y Regular.

Asimismo, Guterres destacó ser testimonio viviente en primera persona de todos estos acuerdos gracias a la compasión africana.

“Nunca olvidaré a los agricultores liberianos que compartieron sus semillas de arroz para la siguiente temporada de siembra con los recién llegados que huían de los disturbios civiles en Côte d’Ivoire”, rememoró. 

El titular de la ONU manifestó que ya como Alto Comisionado para los Refugiados admiraba esa solidaridad y como Secretario General siempre ha forjado estrechos vínculos entre las Naciones Unidas y África.

Principales retos

Acto seguido, enumeró los que en su opinión son los principales desafíos a los que se enfrenta el mundo: la paz y seguridad, el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Entre los logros conjuntos entre la ONU y la Unión Africana destacó el acuerdo paz entre Etiopía y Eritrea, el logrado esta semana en la República Centroafricana o el cese de fuego logrado en la ciudad libia de Tripoli pese a las dificultades por mantenerlo.

“Los resultados de nuestras asociaciones estratégicas están marcando la diferencia”, dijo.

Respecto a las operaciones de las fuerzas del mantenimiento de la paz destacó que los países africanos  proporcionan casi la mitad de todos los cascos azules desplegados en el mundo.

“Su servicio y sacrificio están siempre en primera fila en nuestros pensamientos”, destacó.

En relación al desarrollo sostenible destacó las similitudes entre la Agenda de desarrollo de la ONU para el año 2030 y la de la Unión Africana para el año 2063.

“Sin embargo, la comunidad internacional se está quedando rezagada a la hora de abordar dos grandes retos: alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible y luchar contra el cambio climático. Al ritmo actual, sólo haremos la mitad del trabajo y la financiación es esencial.”

Por ese motivo pidió que los países desarrollados cumplan con las obligaciones previstas en el Plan de Acción de Addis Abeba.