Lo que se encuentra en el buzón y te ofende

Artículos de opinión

Vicente Luis García Corres (Txenti)

A quienes leen este blog solo comentar que en esta ocasión me permito el uso del mismo para abordar desde la opinión y la crítica un tema que no responde en puridad a ese 99% de artículos que dedico a cuestiones socio religiosas. Pero es que hay veces que en el buzón de casa te llega la inspiración.

Esta semana un “buscador de nuevos socios“ de World Wildlife Fund (WWF) me abordaba en la calle para solicitar el apoyo a la causa de la defensa del planeta. Continuamente la población estamos siendo bombardeados con la necesidad de incorporar hábitos que reduzcan el consumo de plásticos, de papel,… Y, ese mismo día, llego a casa y en el buzón me encuentro el recibo de Iberdrola que se compone de dos hojas, y una de ellas SOLO PARA ESCRIBIR UNA LINEA DE INFORMACIÓN!!!! Y eso sucederá con las miles de facturas que envíen ¿Cuántas HOJAS USADAS PARA IMPRIMIR UNA PUÑETERA LINEA DE INFORMACIÓN? ¿Seguro que no hay un solo lumbreras en toda Iberdrola que sea capaz de ajustar los márgenes de la información para que esa línea entre en la primera hoja y SOLO SE EMITA UNA ÚNICA HOJA POR FACTURA?

20190626093453263_0001

Y, por si eso fuese poco, en una comunicación de Eroski Club se me ofrece GRATIS un pack, que en castellano se dice lote (que tipográficamente ocupa el mismo espacio de cuatro letras) del nuevo envase de tomate frito ORLANDO: dos envases de 100 gramos. Ah! Eso sí: envase transparente y con cantidad perfecta para una persona; formato individual para no desperdiciar ni una gota (pues solo faltaba que de 100 gramos la mitad se quedase en el recipiente); y se puede usar directamente o calentar el envase en el microondas. 30 segundos.

¿Estamos idiotas, o qué? El tomate es una salsa que, todavía estoy por conocer a alguien que se la coma a cucharadas del recipiente como si fuese un flan. Por lo tanto ¿a que viene lo de calentarlo por separado? Se calienta con el arroz, la pasta el pescado o lo que cada cual quiera. Eso en el caso de que se caliente, que habitualmente nos lo servimos en frio.

Lo de la “cantidad perfecta para una persona”, me “encanta”. A quien le gusta el tomate con 100 gramos no tiene ni para empezar; si alguien tiene una preferencia por el equilibrio en sus comidas ya se encargará de añadir una o dos cucharadas soperas solamente del tradicional envase; ¿por qué narices tienen que decidir ustedes la cantidad de tomate que yo me pueda o quiera servir?

Y, con la que está cayendo, ¿de verdad les parece una revolución comercial  sacar un nuevo envase de plástico (más el envoltorio de cartón que permite presentar el lote)?

Miren, Señores de ORLANDO, y del resto de marcas, déjense de envases “single”, individuales, y trabajen más en los envases medios y que su forma no acabe dejando en los recovecos del envase, si no una ración, casi media. Reduzcan ustedes el uso de plástico, porque no es el consumidor el responsable del exceso de plástico, sino el que envasa el producto.

Y señores de Iberdrola, su presidente y consejero delegado, Ignacio Galán, dice: “En Iberdrola queremos estar cada vez más cerca de las personas. Contribuir a su bienestar, a su progreso y preservar el planeta en el que todos vivimos son nuestras principales señas de identidad”. Pues lo de emitir miles de hojas con una sola línea impresa… no me encaja con ese compromiso. Calculen el coste que está generando esa hoja, su impresión y tinta, y derívenlo a esas buenas obras, que también hacen, no vamos a negarlo.  

Señores de Orlando, Iberdrola y homólogos, entiendan que la población, frente a detalles como estos que uno se encuentra con frecuencia en el buzón de la casa, acabe pensando de ustedes, y de quienes les permiten estas prácticas, que se asemejan mucho a aquellos que llamaban “fariseos”, de los que “un tal Jesús de Nazaret, dice esto: Mt 23,1-12: No hacen lo que dicen: “En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos diciendo: -En la cátedra de Moisés se han sentado los letrados y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.”