Líderes políticos y electos internacionales dirigen una carta a Joe Biden en apoyo a la decisión de EE.UU. de reconocer la soberanía de Marruecos sobre su Sáhara

Internacional

Varias eminentes personalidades internacionales, entre ellas líderes políticos y electos de varios países y parlamentos regionales, antiguos y actuales, dirigieron una carta al presidente estadounidense Joe Biden en apoyo a la decisión de los Estados Unidos de América de reconocer la plena soberanía de Marruecos sobre su Sáhara, afirmando que la iniciativa marroquí de autonomía es la única solución duradera a este conflicto artificial.

«Señor Presidente, Nosotros, ex-Jefes de gobierno, ex-Ministros, cargos electos, miembros de parlamentos, tenemos el honor de escribirle para expresar nuestra satisfacción por la decisión soberana de los Estados Unidos de América de reconocer la plena soberanía de Marruecos sobre todo el territorio del Sáhara», indicaron los firmantes de esta carta, citados en un tuit publicado por el ex ministro italiano de Asuntos Exteriores y ex embajador en Estados Unidos e Israel, Giulio Terzi.

Este llamamiento consiguió reunir en muy poco tiempo a 250 firmantes de 25 países de todo el mundo. Se trata de Italia, Argentina, Armenia, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Chile, Colombia, Dinamarca, República Dominicana, República Checa, El Salvador, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Honduras, Hungría, Irlanda, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Serbia, España, así como miembros del Parlamento Europeo y alcaldes de las principales ciudades y municipios de Europa y del mundo.

Entre los firmantes de esta carta figura el ex presidente checo, Vaclav Klaus, el ex presidente guatemalteco, Jimmy Morales Cabrera, el ex primer ministro de Bulgaria, Georgi Bliznachki, el ex miembro de la MINURSO, Stephan Todorov Davidov, así como varios diputados y senadores en funciones.

La decisión de Estados Unidos ocurre en un momento en el que el proceso político para la resolución de este diferendo necesita un nuevo impulso, según los firmantes.

La autonomía, añaden, es la única manera de poner fin al sufrimiento de las personas que viven en los campamentos de Tinduf en Argelia, de garantizar la reconciliación y de lograr la paz y la estabilidad permanentes en una región estratégica, convirtiéndola en un auténtico vector para la paz, estabilidad y prosperidad en África y, de hecho, en el mundo.

“No podemos sino congratularnos de la decisión de los Estados Unidos de reconocer la iniciativa de autonomía como única base para la solución del diferendo regional del Sáhara, porque creemos que abre perspectivas concretas para orientar el proceso político de las Naciones Unidas hacia una solución definitiva”, precisan, indicando que están convencidos de que Estados Unidos, bajo la presidencia de Joe Biden, seguirá avanzando en la cuestión del Sáhara hacia una solución justa y duradera a través de su continuo apoyo a la Iniciativa marroquí de autonomía.

Estamos preocupados por las posibles consecuencias de una prolongación indefinida del statu quo, del estancamiento y de los actos de desestabilización realizados a menudo por milicias armadas en una zona altamente estratégica, cuya estabilidad está íntimamente ligada a la del continente africano e incluso a la de la cuenca euromediterránea”, subrayan estas diferentes personalidades, de varias tendencias políticas con un predominio de los partidos de centro-izquierda.

Los firmantes se alegraron, por otra parte, de ver el desarrollo a todos los niveles en el Sáhara marroquí, que registra honrosos índices de desarrollo humano, indicando que ha sido posible gracias al Nuevo Modelo de Desarrollo para las Provincias del Sur lanzado por Su Majestad el Rey Mohammed VI en 2015, con un presupuesto de 8.000 millones de dólares.

Este desarrollo, que genera empleo y prosperidad, prosiguen, es palpable en las infraestructuras, los hospitales, el urbanismo, los servicios, los centros educativos, por no mencionar los proyectos económicos de todo tipo, agrícolas, industriales, de turismo y de economía social y solidaria.

Dicho desarrollo fue obra de una gobernanza local democrática y floreciente. En 2015, las dos regiones del Sáhara registraron la mayor participación en las elecciones regionales de Marruecos, precisan los firmantes.

“Hoy en día, los Saharauis, incluido un antiguo líder del «polisario», presiden los dos consejos regionales de la región a través de elecciones libres y transparentes, lo que los convierte en los únicos representantes legítimos de la población de la región”, subrayan, añadiendo que estos representantes elegidos proponen, votan y ejecutan, en el marco de una relación contractual con el Estado, los proyectos de desarrollo de sus regiones que responden a las aspiraciones de los ciudadanos.

Los firmantes de la carta añadieron que esta gestión es ya un preludio de la gestión que ofrecería la autonomía en el marco de la soberanía marroquí, con la creación de órganos legislativos, ejecutivos y judiciales regionales.

“Creemos que no es una coincidencia que un número cada vez mayor de naciones, y con ellas Estados Unidos, apoyen la Iniciativa de autonomía como una solución política realista, viable y sostenible basada en el compromiso”, insisten los 250 firmantes.

En este marco, indican que es hacia esta misma solución que las últimas 27 resoluciones del Consejo de Seguridad han hecho sus llamamientos, haciéndose eco de numerosos enviados de las Naciones Unidas que han afirmado que «la independencia del Sáhara no es una opción realista.

“Hoy, el Consejo de Seguridad de la ONU, con la participación de Estados Unidos, considera la Iniciativa marroquí de autonomía para la región del Sáhara como una base «seria y creíble» para una solución política”, sostienen.

Estos parámetros no aparecieron ex nihilo en el discurso de la ONU, explica la carta, agregando que son un claro reflejo de la realidad sobre el terreno, así como de la relevancia de la Iniciativa marroquí de autonomía, un paso audaz y valiente dado por Marruecos tras largas consultas a nivel nacional, regional e internacional, y en particular con Estados Unidos.

Asimismo, los firmantes se alegraron de que Estados Unidos se haya sumado a otros 20 países que han decidido abrir representaciones consulares en el Sáhara, en las ciudades de Laayún y Dajla, lo que representa no sólo un acto de reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre la región, sino también una forma de reconocer el papel de la región como vínculo histórico entre Europa y África y como polo económico regional que ofrece muchas oportunidades para los inversores de todo el mundo y perspectivas de futuro, conocimiento y empleo para la juventud del continente africano.

Por último, se felicitaron del Pacto Trilateral firmado entre Marruecos, Israel y Estados Unidos, que “reforzará las perspectivas de paz en Oriente Medio, en consonancia con el papel histórico que ha desempeñado Marruecos para promover la paz en Oriente Medio”.