La organización estadounidense HRW exige a Argelia y al Frente Polisario la liberación de los tres blogueros, por no existir cargos oficiales que justifiquen su encarcelamiento durante un mes

Internacional

EL ESPAÑOL FADEL BREICA Y MOULAY ABBA, SECUESTRADOS Y ENCARCELADOS POR SUS CRÍTICAS A LA DIRECCIÓN DEL POLISARIO EN LOS CAMPAMENTOS SAHARAUIS DE TINDUF, ENTRAN EN HUELGA DE HAMBRE, MIENTRAS EL MOVIMIENTO SOLIDARIO SE MANIFIESTA EN ESPAÑA EN REPULSA A LAS VIOLACIONES DE DDHH EN EL SAHARA OCCIDENTAL

Es dantesco el escenario en que se encuentran varios ciudadanos españoles en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia), secuestrados, privados de su libertad y de sus Derechos Fundamentales, sometidos a tratos vejatorios y torturas físicas y psicológicas, mientras el Frente Polisario (responsable máximo de dichas violaciones de DDHH) y su movimiento solidario en España se dedican a hacer “causa” a base de fiestas y exhibiciones de niños en manifestaciones en las que siguen exigiendo el respeto a los Derechos Humanos desde su particular perspectiva excluyente.

Según Bueta Burhi, madre del ciudadano español Fadel Breica, “fue interceptado el pasado 18 de junio cuando salía del hospital de Rabuni por tres vehículos militares, que se abalanzaron sobre él. Le ataron de pies y manos y le amordazaron antes de arrojarlo a la parte trasera de una camioneta, bajo los pies de los soldados, perdiendo sus gafas de ver. Permaneció maniatado y con los ojos vendados una semana en el suelo de un baño sucio y maloliente”. ¿La razón? Sus críticas a la dirección del Frente Polisario y su activismo en contra de la corrupción imperante en los campamentos.

El secuestro de este ciudadano español, junto con los de los blogueros Moulay Abba y Mahmoud Zeidan, responde a una campaña de represión promovida e instrumentada por altos cargos del Frente Polisario, está siendo atendido y gestionado por el Consulado de España en Orán, que exige su inmediata liberación, ya que no existe orden de arresto ni cargos concretos oficiales contra él, a excepción de una macro campaña de desprestigio en redes sociales que, para variar, les acusa a los tres de traición y de colaborar con el enemigo marroquí.

Fadel Breica, Maloma Morales de Matos, Koria Badbad Hafed y los hijos de ambas, son todos ciudadanos españoles secuestrados en los campamentos, a quienes los 52 delegados del Frente Polisario en España y su movimiento “solidario” tratan de esconder bajo banderas de un estado inexistente, que alardea de ser democrático.

Y todavía tienen la poca vergüenza de difundir que una delegación de “la RASD” está participando en una sesión ordinaria del Comité de Servicios de Inteligencia y Seguridad, que se celebra en Abuja (Nigeria) del 15 al 19 de julio, en la que se analiza la situación y los desafíos de riesgo a la seguridad en África, entre los que destacan el narcotráfico, el terrorismo y los mecanismos de secuestros y diversos tipos de delitos que fomentan rescates. Más patético, si cabe, es que esa “delegación” está formada por el Secretario de Estado de Documentación y Seguridad, Ibrahim Ahmed Mahmoud, quien hace pocos días presentó su dimisión al presidente Ghali, que no sólo no se la aceptó, sino que, además, le impuso la permanencia en el puesto hasta el próximo congreso del Frente Polisario. Lo dicho, todo muy democrático.

Tanto Fadel Breica como Moulay Abba han entrado ayer en huelga de hambre, en protesta por su situación de indefensión y maltrato. Mientras, familiares del ex alto cargo del Frente Polisario Khalil Ahmed, secuestrado y desaparecido hace 10 años por ser «la caja negra de los secretos de la cúpula del Polisario», se han instalado ante la sede de ACNUR en los campamentos, de donde aseguran que no se moverán hasta que el secretario general del Polisario cumpla su promesa de informarles sobre el paradero de Khalil Ahmed. Cabe señalar que los dos detenidos arbitrariamente que acaban de iniciar la huelga de hambre eran activistas en la lucha por los derechos de Khalil Ahmed y su familia.

Por otro lado, la organización estadounidense HRW acaba de emitir un comunicado exigiendo a Argelia y al Frente Polisario la liberación de los tres blogueros, por no existir cargos oficiales que justifiquen su encarcelamiento durante un mes.

Fuente La libertad es su derecho