“La mayor manipulación informativa”

España

“El Gobierno de Aznar me pidió que asumiera su mentira sobre el 11-M”

El Exjefe de los TEDAX cuenta, en una entrevista al Diario El País, cómo se fraguó la mayor manipulación informativa tras el peor atentado terrorista de España

A primera hora de ese mismo día 11, cuando se encuentran las bolsas-bomba en la estación de El Pozo y en la de Atocha, los TEDAX ya que comprobaron que la materia explosiva era blanca y no de color rojizo como la dinamita Titadyn, que era la que ETA usaba habitualmente. También ya observaron y nos informaron, en la misma estación de Atocha, de que los efectos de las explosiones tenían que deberse a un explosivo más potente y de mayor velocidad que la dinamita Titadyn.

Con esos indicios ya se empezó a pensar en los islamistas. Desde luego, lo que se descartaba con absoluta certeza era la autoría de ETA.

El 11 de marzo era jueves y el domingo había elecciones generales. Al parecer, uno de los asesores del presidente Aznar le dijo: “Si ha sido ETA barremos, pero si son los yihadistas ganará el PSOE”. A partir de que en Moncloa se hablara en esos términos, empiezan los comunicados adjudicando la autoría a ETA.

Ordené al Jefe de Sección que encargara al Jefe de Grupo de Informes la elaboración de una memoria de todas las actuaciones y comunicados que emitiera la unidad: notas informativas y documentos, todo. Así lo hicieron hasta el día 23 de junio que se cerró esa memoria de actuaciones, se registró en el Libro Oficial y se envió a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y al Director General de la Policía (Agustín Díaz de Mera). Ahí consta todo lo que se hizo y lo que se comunicó. Esa memoria era nuestra salvaguarda.

Instancias superiores del Gobierno de Aznar me pidieron que asumiera que los Tedax habían utilizado la palabra Titadyn como el explosivo usado en los atentados del 11-M, el que usaba habitualmente ETA. De esa manera el Gobierno podría justificar su error. Nunca fue así.

Mi respuesta fue que no asumiría esa cuestión, porque no era verdad.

Como máximo responsable de la especialidad no iba a permitir que se manchara el prestigio que tenían los Tedax a nivel nacional e internacional. No podía quedar para la Historia, con mayúsculas, que habían confundido al Gobierno de España. Me negué rotundamente.

Cualquiera que haya trabajado el terrorismo de ETA sabe que una organización autóctona, que necesita el apoyo social para subsistir, no puede cometer un atentado con víctimas indiscriminadas, porque inmediatamente sería aniquilada por la colaboración de la propia gente de su organización.

A Acebes le diría que debió ejercer las funciones de Ministro del Gobierno de España con más responsabilidad y que, como en otros atentados, no había ninguna prisa de comunicar la posible autoría del atentado. Que no ejerció su responsabilidad adecuadamente. Que hay que saber mantener la independencia y la autonomía en algunos puestos respecto a otros poderes. Y, por supuesto, le mostraría mi desagrado ante la falta de respeto hacia los técnicos, que son los expertos, informa PolicíaH50

Esta gran mentira crispó a la sociedad, la dividió, dividieron también a las víctimas, las ofendieron porque no respetaron su dolor.”