La Iglesia aporta “sus relatos” de primera mano a la comunidad universitaria

Vitoria-Gasteiz

La Iglesia ante la violencia de ETA

Aportación académica a la memoria histórica desde la Pastoral Universitaria

Por Vicente Luis García Corres (Txenti)

Los días 13 y 14 de marzo se celebrarán en el Campus Universitario de Álava las ya tradicionales jornadas que organiza la Pastoral Universitaria. En esta ocasión con un tema que generará sin duda la expectación del público universitario: “La Iglesia ante la Violencia de ETA. Eliza ETA-ren  Indarkeriaren aurrean.”

Cartel Jornadas

En estas jornadas participarán el primer día  Maite Fuertes, cofundadora de Gesto por la Paz, Ángel María Unzueta, sacerdote y durante varios años Vicario General de la Diócesis de Bilbao, Félix Placer, sacerdote y profesor de la Facultad de Teología, y Pilar Arámburu, cofundadora de la plataforma ¡Libertad Ya! Esta mesa redonda será moderada por el profesor de la UPV Santiago de Pablo.

Al día siguiente intervendrán Anabella Barroso, directora del Archivo Diocesano de Bilbao, Galo Bilbao, profesor de ética de Deusto, y José María Ortiz de Orruño, profesor de Historia Contemporánea de la UPV, y la mesa estará moderada por Virginia López de Maturana profesora de Historia Contemporánea de la UPV.  Cerrará estas jornadas el obispo emérito de San Sebastián monseñor Juan María Uriarte.

En la tarde del jueves se proyectará dentro de estas jornadas en los cines Florida la película de Mario Camus “Sombras en una Batalla”, a la que seguirá un fórum guiado por el profesor Santiago de Pablo.

El delegado de pastoral Universitaria, Enrique Borda y el profesor de la UPV Santiago de Pablo explican el por qué de la elección de este tema para las jornadas universitarias: “Pensamos que tras el fin de ETA era una cuestión que había que tratar de forma académica. Por otro lado poder dejar para las nuevas generaciones el testimonio de lo que ha hecho la Iglesia con sus cosas positivas y negativas. Como historiador otro elemento importante nace de la iniciativa del Papa Francisco de abrir los archivos del pontificado de Pio XII pensando precisamente en aportar la verdad desde la Iglesia. Esa misma actitud es la que nos anima a platear estas jornadas, plantear con delicadeza y veracidad la actitud de la Iglesia en esta época de nuestra historia. El relato nos puede ayudar a una memoria más veraz y a eliminar algunos tópicos negativos que existen.”

“Respecto de si este tema es pronto o no para abordarlo decir que es una cuestión que nos planteamos, pero creemos que el valor del testimonio de primera mano que hoy podemos ofrecer es muy importante. Y por otro lado es un ejercicio que se está haciendo desde otros ámbitos y la Iglesia no puede ni debe quedarse al margen ni retrasarse en esa aportación social no solo a la memoria histórica sino a la historia. Las corrientes académicas defienden la posibilidad de no esperar que pasen cien años para abordar académicamente las cuestiones de la historia.”

Independientemente aunque coincidiendo en la misma semana,  “Paz y Reconciliación. Apostar por la paz” es el lema que preside la jornada que hoy, día 12, a las 19:30 horas organiza el Secretariado Social  Diocesano en su sede de la calle Vicente Goikoetxea con la participación de Agus Hernán y Lourdes Oñederra.

Non solum sed etiam.

Me prometí a mí mismo no volver a hablar de ETA tras su final, pero, aunque sea tangencialmente tiene que salir en algunas de las informaciones, como esta. En todo caso, y aunque parezca buscar un eufemismo que me permita mantener mi palabra, no voy a hablar de ETA en este caso, sino de la Iglesia. Una Iglesia que, como me decía el director del Secretariado Social de San Sebastián, Patxi Meabe, en un artículo que publiqué en Vida Nueva: “para unos éramos cómplices de la policía, y para otros de ETA”; la misma Iglesia que como me reconocía siendo Lehendakari Patxi López “debe seguir siendo un referente moral en Euskadi”; la Iglesia que fue cuna de Gesto por la Paz y de “Herria 2000 Eliza”; La Iglesia que ha caminado por la Paz en Urkiola, en Arantzazu y en Armentia; la Iglesia que, en palabras de Carlos García de Andoin en “el balance global presenta claroscuros” y sigue quizá teniendo pendiente “un gesto de acción de gracias por todos aquellos bienaventurados que han trabajado por la paz”.

Es tiempo de hacer historia, es tiempo de seguir haciendo HISTORIA.

Historia egiteko denbora da, HISTORIA egiten jarraitzeko denbora da.