La Guardia Civil realiza la mayor redada que se recuerda en el Puerto de Ceuta

España

PolicíaH50

La Guardia Civil ha interceptado durante la operación a 90 personas de nacionalidad argelina y marroquí, muchos de ellos menores no acompañados

Las continuas peleas grupales, robos y los intentos de introducirse como polizones en buques, muchas veces ocultos en los camiones, que viajan a la península, por parte de inmigrantes argelinos y marroquies, ha llevado a la Guardia Civil a desplegar la mayor redada en el Puerto de Ceuta que se recuerda. 

Merced al gran dispositivo llevado a cabo por la Benemérita, un total de 90 personas nacionalidad argelina o marroquí, muchos ellos menores no acompañados,  han sido interceptados en una operación por sorpresa llevada a cabo en las escolleras,  en los techos de la estación marítima y en las naves abandonadas cercanas. 

Puerto de Ceuta

En la operación intervinieron agentes de todas las unidades: desde Fiscal hasta Servicio Marítimo pasando por los GEAS, GRS, motoristas, miembros de la Compañía Rural… El despliegue ha sido uno de los más importantes que se recuerda. La Policía Marítima también ha prestado su colaboración.

La Policía Nacional,  por su parte, ha colaborado en labores de identificación y de extranjería para incoar los expedientes de expulsión oportunos en el caso de existir inmigrantes en situación irregular.La inseguridad ciudadana en la zona se había convertido en una realidad evidenciable que requería una decidida intervención por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para retomar el control y el orden, en un lugar donde las reyertas y los robos formaban parte del día a día.A su vez, los camioneros que transitan el puerto ceutí, debían estar muy atentos para evitar que los inmigrantes se escondieran en sus camiones, en muchas ocasiones, en lugares inverosímiles que hacía peligrar sus vidas.

Finalmente, los inmigrantes objeto de la intervención, han sido trasladados por la Guardia Civil a las dependencias de la Compañía Fiscal, en donde se ha procedido a la separación por grupos de los posibles casos de menores y adultos, al objeto de trasladar a los que no tienen 18 años al Centro de La Esperanza.