La enfermedad de Menière tiene una incidencia anual en España de un caso nuevo por cada 1.300 habitantes

España

Esta patología crónica del oído interno provoca pérdida auditiva, zumbido de oído, plenitud aural y crisis de vértigo intenso

La enfermedad de Menière tiene una incidencia en España de un nuevo caso por cada 1.300 habitantes, lo que la sitúa ligeramente por encima del valor que define a las llamadas “enfermedades raras”, según ha indicado el doctor Antonio Jiménez Luna, otorrino del Hospital Quirónsalud Córdoba, que ha asistido a la mesa informativa que la Asociación del Síndrome de Menière de España (ASMES) ha ubicado en el hospital con motivo de la celebración del día de la concienciación sobre esta patología.

La enfermedad de Menière es una patología crónica de oído interno, donde se genera un acúmulo excesivo de líquidos que dilata sus membranas. Esta dilatación, denominada técnicamente “hidrops endolinfático”, provoca síntomas como pérdida auditiva, zumbido de oído, plenitud aural (oído a tensión) y crisis de vértigo intenso invalidante durante varias horas.

El doctor Jiménez Luna ha destacado que este síndrome afecta por igual a hombres y mujeres en la edad media de la vida, entre 40 y 60 años, y generalmente afecta a sólo un oído, aunque un 25% de los pacientes desarrollará enfermedad bilateral. Esta patología varía mucho según el paciente y en un mismo paciente en distintos períodos de su evolución.

Los síntomas de fases inicial y media de la enfermedad se presentan de forma episódica o en crisis pero progresivamente se va dañando el oído interno – tanto en su función auditiva como vestibular o del equilibrio -, lo que genera un daño crónico y permanente. El diagnóstico de la enfermedad se basa, según ha indicado el doctor Jiménez Luna, “en unos criterios clínicos claros, aunque hay una gran variabilidad y algunos pacientes requieren un correcto abordaje para diferenciarla de otros cuadros causantes de vértigo episódico”, lo que se hace mediante pruebas complementarias de imagen y pruebas de fisiología vestibular.

El tratamiento de la enfermedad de Menière, que debe adaptarse a cada paciente y a la fase de la enfermedad, comprende modificaciones de dieta, hábitos y estilo de vida, como disminuir el consumo de sal y cafeína, evitar el alcohol y tabaco, reducir el estrés, beber más agua, procurar un sueño ordenado y mantener una actividad física moderada. También se suele administrar betahistina, diurético o ambos fármacos simultáneamente, valorando la respuesta mediante un seguimiento periódico del número, intensidad y duración de las crisis. En los casos en los que no se responde a estas medidas, se continúa con la inyección de antiinflamatorios corticoides en el interior del oído.

FOTOS ASMES 3

Para hacer más visible esta enfermedad y promover líneas de investigación sobre la misma, pacientes de todas España, con el apoyo de varios especialistas, crearon en Córdoba en 2016 la Asociación Síndrome de Menière España (ASMES), que a su vez está en contacto con asociaciones de pacientes similares de otros países y que tiene como uno de sus objetivos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declare el 7 de febrero como “Día Internacional de la Enfermedad de Menière”.

Juan Pedro Tarín, socio fundador de ASMES y miembro de su junta directiva, ha afirmado que es “muy importante que el enfermo cuente con el apoyo familiar y de su entorno social, así como aceptar cuanto antes su nueva situación, pues debe aprender a convivir con la enfermedad y sólo así podrá avanzar junto a su especialista, para encontrar el tratamiento adecuado a su caso concreto”.