La dinámica de la afirmación internacional de la marroquinidad del Sáhara es irreversible

Internacional

El profesor universitario griego Nikaky Lygeros, especialista en geoestratégica que ha asesorado a varios gobiernos, ha realizado un análisis inequívoco sobre el carácter quimérico y el vacío del pseudo « rasd » más allá de los discursos engañosos de Argelia y el « polisario » como parte de su participación en el programa ciudadano « Sahara Debate » transmitido en las redes sociales.
En su análisis, el experto griego destacó que esta entidad solo se mantiene gracias al apoyo activo de Argelia, que busca por cualquier medio ocultar sus inclinaciones geopolíticas detrás de un « estatus de observador » del diferendo regional sobre el Sahara Marroquí.
Las maniobras argelinas son a los ojos del académico solo una cortina de humo destinada a camuflar su papel como la parte principal de este diferendo que ella misma montó desde cero.
El Sr. Lygeros enfatizó, a este respecto, que Argelia sigue siendo el principal apoyo político, militar, financiero y diplomático del « polisario », una milicia que además ha delegado su soberanía sobre parte de su territorio, en total violación del Derecho Internacional Humanitario.
Cabe recordar que esta delegación de autoridad constituye una grave violación de las disposiciones de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, que establece que el Estado anfitrión sigue siendo el titular principal de la obligación de proteger a la población en su territorio. A falta de reservas sobre el alcance territorial de la aplicación de la Convención, prohíbe a Argelia transferir su soberanía a una entidad armada no estatal, además, sobre cualquier parte de su territorio.
El Sr. Lygeros ha desmantelado igualmente metódicamente el reclamo del « polisario » ante la representatividad de las poblaciones del Sahara marroquí, señalando que esta entidad solo se mantiene en los campos de Tinduf gracias a la delegación ilegal de autoridad sobre los campos de Tinduf, que le permite participar en violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos contra la población secuestrada.
Esta delegación fue condenada por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en sus Observaciones finales sobre el cuarto informe periódico de Argelia sobre su aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que expresó su preocupación por « la devolución de facto de Argelia de sus poderes, especialmente jurisdiccionales, al polisario ».
El académico griego enfatizó que una dimensión esencial de la participación directa de Argelia en el diferendo regional sobre el Sahara marroquí es su negativa a autorizar un censo de las poblaciones de los campamentos de Tinduf, desafiando todas las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad desde 2011.

Al negarse a permitir que el Alto Comisionado para los Refugiados realice un censo en los campos de Tinduf, Argelia permite que el « polisario » continúe secuestrando con impunidad la ayuda humanitaria destinada a la población civil, privando a esta última de sus derechos fundamentales y violando las disposiciones más básicas del Derecho Internacional Humanitario.


Para el académico griego, las maniobras de Argelia y el « polisario » no pueden, sin embargo, socavar la consistencia y constancia con que el carácter marroquí del Sahara se afirma día a día, de hecho y de derecho.
Así se acercó a las implicaciones de la delimitación del espacio marítimo del Reino a través de la aprobación de la ley 37.17 modificando y completando la ley 1.73.211 de Dahir que lleva 26 Moharrem 1393 (2 de marzo de 1973) que fija el límite de las aguas territoriales, así como la ley 38.17, que modifica y complementa la ley 1.81 que establece una zona económica exclusiva de 200 millas náuticas frente a las costas de las Provincias del Sur del Reino.
Las dos leyes también establecen las líneas de base, así como la plataforma continental del fondo marino que une Marruecos con España, Portugal y Mauritania.
La adopción de estos dos textos, constituye un acto de soberanía de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.
Para el Sr. Lygeros, la delimitación del espacio marítimo del Reino es parte de la dinámica de profundizar la marroquinidad de las Provincias del Sur, que también se materializa en el desarrollo de la región en el marco del Nuevo Modelo de Desarrollo de las Provincias del Sur lanzadas por Su Majestad el Rey en 2015. Este modelo tiene como objetivo promover el desarrollo socioeconómico holístico en la región, a través del fortalecimiento de la conectividad de la región, la creación de grupos competitivos integrados y el establecimiento de un marco sólido para el buen gobierno.
El experto no dejó de enfatizar que las poblaciones del Sahara marroquí participan en la elaboración y la implementación de esta política de desarrollo a través de sus representantes elegidos democráticamente en los órganos de gobierno locales y regionales.
El Sr. Lygeros subrayó que es esta misma coherencia la que guío el regreso de Marruecos a la Unión Africana, que es una continuación del compromiso constante, bajo la Alta Visión de Su Majestad el Rey, del Reino a favor del desarrollo de su continente.
Cabe recordar que Marruecos ha firmado más de mil acuerdos de cooperación bilateral con países africanos desde el año 2000, en los campos de capacitación, salud y desarrollo sostenible.
El experto griego cree que este fortalecimiento continuo de los vínculos entre el Reino y su continente ha hecho natural y fluido el regreso triunfante de Marruecos a su familia institucional, a lo que aporta su experiencia en las áreas clave de la gestión de la migración, el desarrollo sostenible, la lucha contra el cambio climático y la lucha contra el extremismo violento, que comparte voluntariamente y sin ostentación.
El Sr. Lygeros realizó este análisis como parte del « Sahara Debate », un programa ciudadano transmitido en las redes sociales, que es una plataforma abierta y democrática para arrojar luz serena y apasionada sobre la cuestión del Sahara marroquí.