La dinámica actual de los negocios exige el compromiso ético de las empresas. Jornada sobre Compliance y Prácticas Antisoborno ,

Vitoria-Gasteiz

Ayer se celebró en la sede de La Fundación San  Prudencio en DATO 43, una jornada sobre Compliance y Prácticas Antisoborno organizada por  APD y La Fundación San Prudencio.  

Abrió el encuentro Emilio Titos, Vicepresidente en Zona Norte de APD y Director General en  Mercedes-Benz España, y Yolanda Berasategui, Presidenta de La Fundación San Prudencio,  que fue la encargada de dar la bienvenida a los asistentes al auditorio, así como a los que  siguieron la jornada por Streaming, y agradeció personalmente a la Asociación para el Progreso  de la Dirección (APD) su disposición para la organización de esta jornada a pesar de las  dificultades. Destacó el papel de La Fundación San Prudencio como pionera en la implantación  del servicio de Compliance en las empresas alavesas, ya en el año 2017 una pyme alavesa de la  mano de La Fundación consiguió la primera certificación en la norma UNE 19601, e incluso la  propia Fundación San Prudencio fue la primera Fundación de Euskadi que consiguió dicha  certificación.  

Tras la felicitación a los técnicos del Servicio Compliance de La Fundación por su trabajo diario  protegiendo a las empresas alavesas, finalizó su intervención presentando a los ponentes de  las jornadas. 

Gorka Martínez, Abogado Penalista y Coordinador Criminal Compliance en UM& Asociados, ha  sido el encargado de entrar en materia haciendo un balance de los 10 años de implementación  de la responsabilidad penal de las empresas. Además, ha afirmado que para el año 2021, los  diferentes Estados han de acomodar sus legislaciones al modelo que introduce la Directiva  (UE) 2019/1937 del Parlamento Europeo y del Consejo y las exigencias y requisitos en la  gestión del canal de denuncias que las empresas deben introducir en los modelos con los que  actualmente cuentan. Norma que hace hincapié especialmente en aquellas en aquellas a partir  de 50 trabajadores, ya que deben empezar a planificar lo necesario para la incorporación del  canal. En este sentido, Martínez comenta que “la percepción de los tribunales sobre los  ‘modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas  para prevenir delitos’ -art. 31 bis CP o comercialmente denominados ‘sistemas de compliance’  ha variado desde la reforma del Código Penal del 2010 en la que dicho sistema de vigilancia se  encontraba en la práctica indeterminación hasta la mayor concreción tras la reforma de 2015 y  su evolución y aplicación posterior hasta la actualidad.”

“El reparto de responsabilidades en materia penal evoluciona desde la ausencia de  responsabilidad de la persona jurídica hasta su concurrencia con la persona física y su  interrelación. Dicha interrelación cambia las reglas de juego de responsabilidades entre los  miembros del órgano de administración, los directivos y restantes miembros de la organización  y la propia organización”, afirma el abogado penalista de UM&Asociados.  

Tras esta intervención, ha tomado la palabra Gonzalo San Antonio, Responsable de Desarrollo  de Negocio en AENOR en el País Vasco, para abordar la certificación en base a la nueva ISO  37301:2021 de Compliance. San Antonio ha afirmado que “es la primera norma internacional  publicada sobre la gestión de compliance. Editada en abril, servirá para fortalecer los sistemas  de gobernanza de las empresas vascas, fuertemente internacionalizadas, y poner en valor su  compromiso con todas sus partes interesadas. Su certificación por AENOR contribuirá además a  aportar confianza en sus mercados”. 

Por último, Eduardo Urizar, Responsable de Calidad de Gestión y Compliance de EGA Máster,  nos ha dado su visión en la práctica. Según Urizar, “la dinámica actual de los negocios exige el  compromiso ético de las empresas, trabajando en acortar la brecha entre normas y conductas,  

para dar respuestas a los dilemas éticos que pueden presentarse en los procesos de toma de  decisiones en contextos de alta complejidad y dinamismo como es el caso de EGA Master que  opera en más de 150 países. En este sentido, la implantación que hemos realizado de un  programa de cumplimiento normativo y antisoborno empresarial, incluye mecanismos para  anticiparse preventivamente a prácticas no deseadas dentro de la empresa y así mitigar los  potenciales riesgos y sus correspondientes daños ya sea económicos o reputacionales.”