La DGSN refuta alegaciones falsas en un reportaje de una cadena española que presentó a un guardia de coches como narcotraficante, le hicieron creer que era para una película

Internacional Nacional

Rabat – La Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN) refuta categóricamente las falsas alegaciones contenidas en un reportaje emitido por la cadena de televisión española «Cuatro» que presentó a un guardia de coches como «un capo de la droga que gana más de 180.000 euros al mes por el tráfico de sustancias psicotrópicas y narcóticos».

La DGSN afirma en un comunicado que dicho reportaje, emitido la semana pasada, presentó a una persona, cuya identidad no fue revelada, como «el Escobar de Marruecos», precisando que dicho programa contenía alegaciones falsas según las cuales esa persona está inmune a toda persecución policial y judicial, lo que exigió la apertura de una investigación judicial bajo la supervisión de la fiscalía competente para verificar la veracidad de esas afirmaciones.

Las investigaciones identificaron al presunto «capo», que resulta ser un guardia de coches en un aparcamiento, cuyas falsas declaraciones fueron hechas a instancias del equipo de prensa español, que le hicieron creer que se trataba de una película sobre la vida de un capo de la droga a cambio de una suma de dinero de 2.000 dírhams, explica la DGSN.

Las investigaciones en curso permitieron detener a una persona de la ciudad de Sebta, que acompañaba al equipo de prensa español durante el rodaje, que propuso al guardia de coches jugar el papel de narcotraficante, prosigue la misma fuente, observando que los periodistas españoles también le hicieron creer que son miembros en una asociación civil de lucha contra la drogadicción y que necesitan inventar un guion para animar a los donantes a financiar las actividades de su asociación ficticia.

El guardia de coches y el intermediario fueron puestos a disposición de la investigación realizada bajo la supervisión de la fiscalía competente, mientras que las investigaciones continúan para identificar a los extranjeros y a sus cómplices marroquíes implicados en estos actos de fraude, cometidos bajo el disfraz de trabajo periodístico, lejos de la profesionalidad y de cualquier objetividad, concluye la DGSN.