Justicia convoca a expertos de seis comunidades autónomas para avanzar en el banco de datos nacional de ADN y memoria histórica

España

Justicia ha reunido en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) a los laboratorios de ADN y memoria histórica de los territorios de Extremadura, Islas Baleares, Navarra, País Vasco y Comunidad Valenciana para avanzar en el proyecto de creación de una base de datos nacional de ADN que permita disponer de un repositorio común de perfiles biológicos de familiares y víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura.

​Los técnicos de los laboratorios autonómicos han explicado su experiencia en esta materia y han puesto en común el número de restos óseos procedentes de exhumaciones y de muestras genéticas de familiares que albergan sus bases de datos. 

Por su parte, el facultativo del INTCF, Antonio Alonso, ha expuesto a los asistentes el contenido de la guía elaborada por la Comisión Nacional para el Uso Forense de ADN para la realización de estudios de identificación genética de víctimas de la Guerra Civil. Este documento contiene una serie de recomendaciones con las que pretende contribuir a una mayor estandarización entre los laboratorios forenses con vistas a la creación en el futuro de una red de centros especializados.

Tras esta primera reunión, se pretende ahora avanzar en un documento común que fije protocolos homologables para la realización de estos análisis genéticos y también definir los requerimientos técnicos que tendrá la base de datos nacional de ADN y memoria histórica, con objeto de establecer la aplicación informática más adecuada para su desarrollo. Además, Justicia emplazará de nuevo a las comunidades autónomas restantes a que identifiquen sus laboratorios de referencia y se sumen a este proyecto.