Jesús García Colomer: “la Esperanza desborda en situaciones muy complicadas”

Artículos de opinión

“Hospitalarios” un documental para enfermos, sus familias y cuidadores

Vicente Luis García Corres (Txenti)

“Hospitalarios, Las manos de la Virgen” llega a los cines españoles tras lograr ser reconocida como el mejor estreno en España el pasado viernes 17 de mayo cuando se pudo ver en diversas salas de Madrid, Barcelona, Valencia y Murcia. Un documental que cuenta, como hasta ahora no se había hecho, la experiencia de peregrinar a Lourdes de enfermos y voluntarios. Esta semana en salas del País Vasco y de otras ciudades. Hasta el momento lleva registrados cerca de 4000 espectadores en las 7 ciudades en las que se ha proyectado.

El periodista y escritor Jesús García Colomer es el director de esta producción audiovisual, que llega a Vitoria, inicialmente con un pase único, aunque con la esperanza de que la acogida del público vitoriano la mantenga en cartelera.

La idea surge a raíz de un viaje a Lourdes en 2013, como cuenta Jesús García: “había ido en otras ocasiones, pero en 2013 fui con la Hospitalidad de Madrid y me llamó tanto la atención aquello que a la vuelta quise saber más: leer algún libro, ver algún documental que me diese más datos, y no encontré nada. Entonces se me ocurrió que podíamos hacer algo.”

 ¿Y qué fue “aquello” que te impactó?“Varias cosas. Por un lado, la entrega, la generosidad de los voluntarios para con los enfermos. Pensemos que esos voluntarios no solo no reciben un dinero a cambio por su labor, sino que ellos se costean su viaje y todos los gastos. Por otro lado, están los enfermos, personas que van allí con esperanza, una esperanza que no siempre está ligada a una curación de su enfermedad. Es una esperanza que les permite encarar la vida de otra manera y les hace volver a Lourdes todos los años. Y lo tercero es que me sorprendió no encontrar nada escrito ni filmado que contase estas historias. Y la gran sorpresa por encima de las anteriores es que la Esperanza desborda en situaciones muy complicadas.”

Este documental no partía de un guion previo, se rodó durante tres años en un modo reality, en donde las personas intervienen libremente delante de una cámara. Eso permite que los temas que se aborden sean los que la misma gente plantea. Así, por ejemplo, el tema de los milagros aparece en la cinta y, además de la constatación de los mismos por parte de la ciencia y la Iglesia se puede ver que “el hospitalario que va a Lourdes va con otra mentalidad de lo que puede ser la curación milagrosa, repentina. Ellos van más con el milagro más escondido, el del día a día, el milagro de la persona que acude deprimida por su enfermedad, deseando incluso que “esto acabe ya”, y regresa con la ilusión por la vida, y a veces con el milagro el descubrimiento de la fe.”

Hay personas que consideran que todo esto de Lourdes tiene un alto grado de sugestión en las personas: “La gente no es tonta. Tú puedes ir motivado por una ilusión, pero si aquello no fuese verdad eso se acaba apagando. Pero en Lourdes pasa algo, eso es indudable, sino la gente no volvería. Se gastarían ese dinero en ir a un spá o a la playa.”

¿Pero Lourdes es un centro de espiritualidad?“Sí, pero te diría que un alto porcentaje de los enfermos realizan su primer viaje por el simple hecho de salir, de que alguien te ofrezca salir de tu rutina. Es, por lo general, en el segundo viaje donde está más presente el tema espiritual, de la fe.”

Las motivaciones de los hospitalarios también es un tema que aparece en la película donde “se cuentan casos como el de quien empezó a ir el primer año por conseguir créditos en la universidad y 40 años después no ha dejado un solo año de acudir.”

¿Cuál es el público objetivo de esta producción?“Está destinado a todo el mundo que quiera verlo y conocer eta realidad, pero sí puedo decirte que está muy pensado en las personas que tengan un enfermo en su casa y en las personas que dedican su vida al mundo de la salud y la enfermedad.”

Jesús constata que las Hospitalidades diocesanas son su mejor fuente de propaganda: “el voluntariado es muy exigente y el compromiso de los hospitalarios muy firme. La experiencia de quienes ya han visto la película es que se sienten identificados plenamente y son ellos los primeros en recomendar la película, confiamos que en el resto de ciudades sucederá lo mismo. Creo que el número de voluntarios de las Hospitalidades son una buena carta de presentación de cada ciudad.”

P9230094

Hospitalarios se suma a la lista de títulos que desde hace unos años se están haciendo su hueco en las salas comerciales. ¿A qué se puede deber este fenómeno?“Creo que es una evolución natural: los hábitos de consumo de la información están cambiando y cada vez se lee menos. El lenguaje audiovisual se consume cada vez más. Esto es un hecho comprobado. Por otro lado, hace años un proyecto audiovisual para proyectarlo en las salas de cine era algo prácticamente inabordable por sus costes y hoy las tecnologías lo han hecho más factible, no hace falta ser Almodóvar o irte a Hollywood para hacer una película. Y el mejor abal de todo esto es que hay público, y el público no es tonto, si el producto es bueno la gente lo compra.”

Non solum sed etiam

La historia de la joven pastorcita llevada al cine tiene dos títulos destacados:  Bernardett del director Jean Delannoy, que fue estrenada el 17 de febrero de 1988; y otra cina mucho anterior en color sepia “La Canción de Bernardett” de Henry King y por la que llegó a tener un Oscar en 1942 la actriz Jennifer Jones. En televisión se han hecho programas documentales sobre Lourdes, pero quizá tenga razón Jesús García Colomer al afirmar que un trabajo como el que él nos presenta no se había hecho hasta ahora.

Ciertamente, y por experiencia propia, puedo decir también que “Lourdes tiene algo”. El primer y más impactante testimonio lo tuve de pequeño con mi padre, quien tras un pronostico de gangrena con previsible amputación del pie tras visitar Lourdes y bañarse en la piscina la gangrena desapareció y no le cortaron el pie. Fue una de esas curaciones que al final no llegan a registrarse. El doctor que le atendía solo pudo decirle: “Pedro, no tengo una explicación para darte, solo que tenía programada la amputación de tu pie, ahora no hay motivo para ello”. Pocos años más tarde mi padre murió, por otros motivos, nada relacionado con el pie. Pero murió en paz. Casi 50 años más tarde, y con mi madre ya muy viejita regresé a Lourdes con ella, la llevé a la Gruta, a la terraza de la Basílica, a las fuentes, … un año más tarde moría en paz, pero entes me regaló una sonrisa.

14425350_10202265822563547_309812491652103002_o

En esa visita a Lourdes pude dar unos paseos tranquilamente por Lourdes, y recuerdo las caras de damas y camilleros, voluntarios, de países de lo más diversos, con un denominador común: la sonrisa en la cara. Y recuerdo los rostros de enfermos de todas las edades, trasladados con mimo en los carros, y en sus rostros una sonrisa.

Algo tiene Lourdes que provoca millones de sonrisas.

SABP9240033