IRABAZI solicita la puesta en marcha de un grupo de trabajo para controlar las obras de Mendizorrotza

Vitoria-Gasteiz
  • Fernández denuncia el oscurantismo que ha envuelto a este proyecto desde su inicio.
  • “No se debe realizar ninguna modificación urbanística hasta que no esté concluido y discutido el informe municipal sobre el estado del campo”, destaca el concejal.

Oscar Fernández ha registrado una moción para su debate en el próximo Pleno denunciando el oscurantismo del Gobierno en todo el proyecto de reforma de Mendizorrotza y solicitando la puesta en marcha de un grupo de trabajo técnico-político de control y seguimiento de la futura reforma del campo de Mendizorrotza.

Hace dos años, el Deportivo Alavés anunció su intención de proceder a la reforma y ampliación del campo de fútbol de Mendizorrotza, un campo con 95 años de historia que ha pasado por varias remodelaciones. “Desde el momento del anuncio y hasta el mes de febrero de este año, todo lo relacionado con este proyecto ha sido reiteradamente ocultado a los grupos de la oposición”, ha denunciado Fernández. “Es más, en julio del pasado año, se firmó un acuerdo interinstitucional con el Deportivo Alavés por el cual el Ayuntamiento se comprometía a destinar un máximo 8 millones de euros, acuerdo que no fue consultado con el resto de fuerzas políticas del consistorio”, continúa el concejal de IRABAZI-GANAR (IU/EQUO).

El proyecto presentado que en la actualidad se encuentra en el Departamento de Hacienda, recoge una serie de modificaciones de gran calado, que deben ser estudiadas con el rigor y la serenidad que un proyecto de estas características requiere. Por ejemplo, si dicho proyecto saliera adelante, supondría la desaparición de equipamientos deportivos que se realizan en la actualidad como el módulo de atletismo, la zona de volley-playa y el solarium. Además, en el proyecto se recogen una serie de cargas económicas que se imputan a la propiedad del campo, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, y que no han sido cotejadas por los servicios técnicos del mismo.

Por todo ello, IRABAZI-GANAR (IU/EQUO) considera indispensable abandonar la actitud actual del equipo de Gobierno para con este proyecto y arrojar luz y transparencia. Para ello, Fernández propone crear un grupo de trabajo que tenga acceso a toda la información del proyecto y realice un análisis y un seguimiento técnico-político del mismo. Además, debido a que en el actual edificio hay más usos deportivos y más colectivos afectados más allá del Deportivo Alavés y el Ayuntamiento, en dicho grupo de trabajo deberán ser invitados a participar otros agentes deportivos como la Federación Alavesa de Atletismo o la Asociación de Federaciones Deportivas Alavesas.

Finalmente, IRABAZI-GANAR (IU/EQUO) quiere que el Ayuntamiento se comprometa a no realizar ningún cambio urbanístico ni concesión demanial hasta no haber tomado una decisión en el seno del grupo de trabajo, una vez elaborado y discutido el informe municipal que analice el estado actual del estadio y las cargas imputables a cada una de las partes.