ICE-REAL APAGA LAS LUCES DEL TITANIC

Euskadi

Por Juan José Muñoz Goikoetxea

Congelados. Una irritante Real Sociedad no ha podido pasar esta tarde de un helador 0-0 ante el descolgado Huesca, en el estadio de Anoeta, en un denigrante partido del equipo txuri urdin, que no hizo mérito alguno para obtener un mejor resultado. 
No podemos escudarnos en que este punto permite a la Real, enlazar su 6ª encuentro oficial consecutivo sin conocer la derrota desde la llegada de Imanol Alguacil al banquillo realista.

Lo que ha ocurrido esta tarde es un aviso en toda regla, similar al que recibimos en la temporada pasada en el estadio de La Rosaleda cuando la Real cayó ante el descendido Málaga, con una actitud pasiva que rozó la deshonra, mostrando clara su nula voluntad de emprender una lucha por clasificarse para competición europea. 
Nuestra camiseta, nuestro escudo, y nuestra afición se merecen siempre un compromiso máximo por parte de los nuestros, y hoy desgraciadamente, siento que nuestros jugadores se han burlado de los más de 21.000 valientes y bienintencionados espectadores que solventando el frío, la lluvia, y el viento, nos hemos desplazado a Anoeta, con la ilusión de ver a una Real que al menos se dejara la piel en el césped.

Lo más grave de hoy, no ha sido ni que el Huesca por primera vez en su historia en Primera División haya mantenido virgen su portería fuera del Alcoraz, ni que haya puntuado a domicilio 5 meses después, sino que nuestros futbolistas hayan sido incapaces de generar una sola ocasión clara de gol ante la peor defensa del campeonato.

Durante estos últimos días, la Real parecía haberse convertido en una pasajera del Titanic. La música celestial ronroneaba en una atmósfera relajante y autocomplaciente, lo cual tenía parte de justificación por la progresión indiscutible del equipo, pero hoy el terror ha llegado en forma de iceberg. 
Esta tarde, el Titanic ha chocado con “Ice-Real” y aunque la embarcación sigue en pie, su golpe ha tenido tal dimensión, que debemos interpretarlo como un toque de advertencia, en el sentido de que si creemos que los deberes están ya hechos y decidimos transformarnos en una roca inerte en mitad del mar, la felicidad puede transformarse en tragedia en cuestión de segundos.

Incluyo también en el despropósito de esta tarde a Imanol, que ni en la alineación, ni en la gestión el partido se ha mostrado acertado, aunque en mi modesta opinión, se merece todo nuestro apoyo porque a diferencia de nuestros jugadores, no es reincidente, y se ha ganado un rédito cifrado al menos en unos números más que respetables tanto en su primera etapa, como en esta nueva. 
El once del oriotarra nos dejó bastante descolocados, por la presencia en el mismo tanto de Theo como de Sandro, y por el hecho de que solo hubiera 4 canteranos entre los elegidos.
De todos modos, las otrora dos “figuras de cera”, no han sido los responsables máximos de lo acontecido en Anoeta, ya que el fracaso de hoy deriva en todo el colectivo, y el francés y el canario dentro de lo malo, han sido de los más voluntariosos.

Rulli formó en la portería, con Theo y Zaldua en los laterales, Llorente y Raúl Navas como centrales, en la medular, Illarramendi, Zubeldia y Merino, con Sandro y Oyarzábal pegados a las bandas, y Willian José como nuestro llanero solitario en punta de ataque. 
Por parte del Huesca, Francisco formó con un 5-3-2, con la clara idea de dejar la iniciativa a la Real, y buscar su chance al contragolpe.

Tras la habitual pitada a la nueva versión del arrítmico himno, comenzaba un duelo a cuya narración apenas se le puede sacar jugo, por la monotonía que marcó al mismo desde el minuto 1 al 93.
La Real mostró una desquiciante parsimonia, con multitud de asistencias en zonas intrascedentes, con tendencia a la búsqueda del pase horizontal y hacia atrás, y sin apenas presionar al Huesca en la salida del balón.

El tridente Illarramendi, Merino y Zubeldia, no sólo carecían de ideas, sino que perdían infinidad de balones. Oyarzábal por su parte, era una alma perdida en su banda, y Sandro intentaba salir de su caos interior, con una alguna galopada solitaria, como la del minuto 19, con un remate que salió fuera. Otro inocente disparo de Merino fue la segunda y última presencia ofensiva de la Real en todo el periodo.
El Huesca a medida que avanzaban los minutos, se sentía cada vez más cómodo, y aprovechó el vacío realista, para hilvanar las únicas dos ocasiones claras de todo el partido.

En el minuto 19, Herrera desde media distancia remató al poste, y en el minuto 38, Cucho Hernández se quedó solo ante Rulli, quien sacó magistralmente una mano salvadora, para evitar el 0-1, aunque en el córner subsiguiente, el meta argentino salió en falso, y casi provoca un gol del rival. A pesar de este pequeño desliz, Rulli fue de los pocos que se salvó de la quema. 
Poco más que decir de este primer acto insípido, que tuvieron como epílogo unos tímidos silbidos de la grada antes de irnos al descanso.

Creíamos que tras la reanudación, veríamos a una Real más incisiva, aunque fuera por amor propio, o por el hecho de tener la oportunidad de atacar hacia el siempre animoso Fondo Sur, pero la realidad es que viviríamos un calco de los 45 minutos iniciales.
El centro del campo de la Real era un solar ideológico. 0 profundidad, 0 verticalidad, 0 ocasiones. Los únicos momentos de cierta inspiración los tuvo curiosamente Theo desde su banda derecha, con alguna buena internada que no encontró rematador, aunque algún centro suyo se marchó al limbo.

En el minuto 60, entró Januzaj por Sandro, y aunque el belga tuvo algún pequeño ramalazo de calidad, tampoco sirvió como revulsivo, errando incluso en algún control fácil de balón.
Hasta los minuto 85 y 88 no entraron Juanmi y Sangalli, y con todo mi aprecio hacia Imanol, no comprendí su inmovilismo.

A destacar la sonora pitada de la grada cuando Willian José fue sustituido, ya que a pesar de estar lento y desacertado durante todo el partido, es siempre nuestro “hombre-gol”, y cuesta asimilar que sea cambiado con 0-0 en el marcador electrónico ante el farolillo rojo.
Al final, ni hubo ocasiones postreras, ni polémicas arbitrales, ni tan siquiera pérdidas de tiempo de un Huesca que no tuvo que salir de los parámetros de la deportividad, para vivir plácidamente en su campo, a pesar de que el punto de poco les vale para sus utópicas aspiraciones de permanencia.

El invisible Prieto Iglesias, ponía punto y final, a una execrable tarde de fútbol, con las protestas de un respetable que hoy revivió sensaciones que parecían enterradas en este nuevo año (arcaico juego, frustración y aburrimiento en Anoeta…..)
Muchos aficionados aún tuvimos que padecer nuestra particular odisea en la parada de topo de Anoeta, con una retención junto a los tornos similar a las del metro de Tokyo, que hizo perder los nervios a más de uno (Euskotren debería replantearse una organización más eficiente).

Con este punto, la Real queda encuadrada en el puesto 9 de la clasificación, a 4 puntos de la zona europea, y con 7 de margen sobre el descenso.
Anoeta sigue enquistándose a una Real que ha permitido que equipos como Rayo Vallecano, Girona, Huesca, Valladolid o Alavés, se hayan llevado hasta 12 puntos.
Si no somos capaces de convertir Anoeta en una fortaleza, pensar en Europa es una quimera.

Esta tarde, la Real apostó por el hielo, por decir adiós a la vida y anquilosarse en el océano.
Confiemos en que nuestro entrenador y nuestros jugadores reflexionen, porque esta afición no se merece encontrarse con un iceberg que sestee en pleno invierno, y que pueda poner en peligro nuestros sueños.

Toca hacer ejercicio de conciencia para recuperar la autoestima y derrotar al Athletic. 
Aupa Real !!!!

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)

Rulli 5
Zaldua 4
Llorente 4
Raúl Navas 4
Theo 5
Illarramendi 2
Merino 2
Zubeldia 2
Oyarzábal 2
Sandro 2
Willian José 2
Januzaj 3
Juanmi (sólo unos pocos minutos)
Sangalli (sólo unos pocos minutos)

Clasificación general tras 21 partidos de Liga y 4 de Copa. 
Oyarzábal 129
Héctor Moreno 117
Zubeldia 112
Illarramendi 112
Aritz Elustondo 108
Willian José 98
Zurutuza 90
Zaldúa 90
Diego Llorente 87
Theo 86
Januzaj 84
Mikel Merino 82
Juanmi 81
Moyá 73
Rulli 71
Rubén Pardo 58
Sangalli 50
Sandro 50
Le Normand 43
Bautista 40
Raúl Navas 24
Gorosabel 22
Kevin 20
Muñoz 19
Roberto López 4