Guterres visita Mozambique cuando empieza a reconstruirse tras la catástrofe de los ciclones

Internacional

Los esfuerzos para comenzar a reconstruir el país se estiman en 3200 millones de dólares. El titular de la ONU visitará algunas de las zonas más afectadas por los devastadores huracanes, que marcaron un nuevo registro en los anales del cambio climático, ya que nunca dos ciclones habían azotado el país en una diferencia de unas semanas.

Cuando los vientos comenzaron a soplar en la noche del 14 de marzo, alcanzando una velocidad máxima de 195 kilómetros por hora, el techo de hojalata fue lo primero en volar en el hogar de la familia Mutizo.

Dentro de la pequeña casa, unida por piezas de plástico, cartón y ladrillos, Laurinda, de 62 años, sus dos hijos adultos, Teresa y Ernesto, junto con su nieta de un año y dos adolescentes que la familia adoptó, se abrazaron y permanecieron juntos.

En apenas unos segundos, la peluquería de Teresa, contigua a su casa, simplemente se fue volando.

Momentos más tarde, fue en la tienda de negocios de Ernesto, donde el ciclón destruyó la fotocopiadora y la computadora en la que había invertido con los ahorros que hizo trabajando como barbero.

La familia esperaba que su fuente de subsistencia restante, las dos pequeñas machambas donde Laurinda cultivaba arroz, sobreviviera, pero a la mañana siguiente descubrieron que también habían sido destruidas.

Cuando los Mutizos se enteraron de que sus fuentes de sustento habían desvanecido, muchas otras familias llegaban a la misma conclusión. Los ciclones solo dejaron escombros donde había negocios.

Según las Naciones Unidas, el ciclón Idai afectó a 1,85 millones de personas en las provincias de Inhambane, Manica, Tete, Zambézia y Sofala. En la ciudad de Beira, en particular, el 90% de toda la infraestructura fue dañada.

Apenas seis semanas después, mientras la gente luchaba por recuperarse, un segundo ciclón devastador, Kenneth, golpeó las provincias del norte de Cabo Delgado y Nampula, afectando a más de 400.000 personas.

Ambos ciclones fueron seguidos por semanas de lluvias torrenciales. En un momento dado, un trabajador humanitario de la ONU describió la zona inundada como «un océano interior» que era tan grande como Luxemburgo, aproximadamente una superficie de 125 kilómetros de largo por 25 kilómetros de ancho.

Visita de Guterres

El Secretario General de la ONU, António Guterres, llega a Mozambique este jueves 11 de julio, cuatro meses después del primer desastre natural. Se reunirá con el presidente Filipe Nyusi y recibirá información actualizada de las agencias en el terreno antes de visitar algunas de las áreas afectadas.

El mes pasado, el país organizó una conferencia de donantes, con la esperanza de recaudar 3200 millones de dólares para facilitar la reconstrucción de las áreas afectadas. Los donantes internacionales prometieron solo 1200 millones.

El Secretario General de la ONU dijo entonces que «este es el momento para traducir en gestos concretos nuestra solidaridad con un país afectado por una de las peores catástrofes relacionadas con el clima en la historia de África». Para él, el desastre «también advierte sobre la urgencia de enfrentar el cambio climático«.

Resiliencia

UNICEF/De WetUno de los miles de desplazados por el huracán Idai se encuentra junto a una tienda de campaña en la localidad mozambiqueña de Dondo.

En la segunda ciudad más grande de Mozambique, Beira, uno de los lugares que Guterres visitará es la Escuela 25 de junio. Este es el barrio donde viven los Mutizos, en condición de desplazados. Duermen en aulas abarrotadas y comen alimentos distribuidos por las agencias de la ONU hasta que puedan reparar su casas dañadas.

El director de esta escuela es Frederico Francisco. La escuela ahora alberga a unos 5000 niños. Organizados en tres turnos, a partir de las seis de la mañana, niños y niñas vestidos con uniformes de color azul oscuro y azul claro, llenan las aulas con capacidad para 90 estudiantes.

“Antes del ciclón, nuestra prioridad era construir algunos baños. Solo tenemos un baño para niños y otro para niñas «, dijo Francisco esta semana. «Pero ahora los techos son nuestra principal preocupación«.

La escuela tiene cinco pabellones diferentes. Uno fue terminado el año pasado, construido por la comunidad. Las ventanas permanecen rotas y los techos de hojalata han sido destruidos, con algunas piezas que medio arrancadas aún penden sobre los estudiantes mientras aprenden matemáticas y ciencias bajo el sol .

En el medio del campus, un pabellón sobrevivió intacto. Se inauguró en febrero, un mes antes del ciclón, y fue construido por ONU-Hábitat, que prestó especial atención a a las preocupaciones por la resistencia a los eventos climáticos extremos.

Ahí es donde Ivanilda Samuel, de 10 años, está estudiando portugués, su materia favorita. Ella desea que su escuela tenga un nuevo techo, pero está feliz de haber regresado a estudiar después de solo dos semanas. Ivanilda cuenta que «estaba muy asustada» durante el ciclón, y volver a clase, con todos sus amigos, le ayuda a no pensar en esa noche.

Volver a la vida

Así como Ivanilda trató de volver a la vida normal, también lo han hecho la mayoría de los mozambiqueños. Los Mutizos están preparando «bolinhos», un pastel de mantequilla frita, que venden en la calle con otros dulces.

Beira fue limpiada, con la ayuda de más de 40 camiones puestos a disposición por empresas privadas. En las zonas más afectadas por Idai, la distribución de alimentos de emergencia está llegando a su fin, después de un período de tres meses y algunas extensiones. Lo mismo ocurrirá a fines de julio en los distritos afectados por Kenneth.

Peter Rodrigues, coordinador de emergencias tras el Idai del Programa Mundial de Alimentos, dijo que la agencia ha llegado a cerca de 1,6 millones de personas hasta el momento. En la segunda fase de la distribución de alimentos, que durará hasta la próxima temporada de cultivos, alrededor de marzo de 2020, ayudará a «unas 600.000 o 700.000 personas más», a un costo de 110 millones de dólares.