Google veta a Huawei: ¿qué va a pasar con tu móvil?

Internacional

Hay mucha incertidumbre aún desde el veto de Google a la firma china.

A corto plazo los usuarios va a perder las actualizaciones de Android y la marca puede resentirse a largo plazo cuando la firma china lance sus próximos modelos.

Ahora que la marca es la segunda más vendida a nivel global y con una posición privilegiada en la tecnología venidera 5G. Donald Trump ha convencido a Google para aceptar sus medidas. Y dejar de prestar servicio a la firma china.

Un escenario con demasiados interrogantes

El sistema operativo Android no podrá ser utilizado por los terminales Huawei, ni sus servicios.

Una crisis sin precedentes

La decisión del gigante de internet Google de romper con uno de sus principales valedores puede abrir una importante brecha en una industria que mueve anualmente medio billón de dólares.

Los accesos de pérdida inmediata de Huawei Techologies Co Ltd son las actualizaciones Android, y sus próximas versiones. Tampoco contará con aplicaciones y servicios Google Play Store, Gmail.

La duda existente que resta despejar ahora es si Google vetará solo a los actuales Huawei o se hará también extensible para los lanzamientos de la marca en un futuro.

Google con un intento de tranquilizar a sus usuarios ha lanzado un mensaje.

«Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las medidas de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes», dicen desde Google

Sin actualizaciones ni descargas: Sin móvil

La mayor consecuencia del usuario de un móvil Huawei es que no podrá descargar nuevas aplicaciones y no recibirá soporte de Android. Aunque Google ha insistido en que Huawei sí contará con la tienda (Google Play) y, por tanto, con posibilidad de descargar aplicaciones, pero se desconoce qué sucederá con las futuras actualizaciones y parches de seguridad. En caso de que esto suceda, sus móviles actuales peligran en manos de los consumidores porque, en la práctica, se quedarán obsoletos.

Lo que está claro es la existencia de una guerra que es del todo comercial, ya que tiene que ver con el dominio de Internet, desde un lado y desde el otro.

Un dominio de los sistemas operativos y una supuesta guerra de espionaje. Dos bloques un intento por ambos de dominar Internet.