Fernández denuncia que el Alavés quiere cambiar el nombre de Mendizorrotza para que entre un patrocinador privado

Vitoria-Gasteiz
  • El concejal de IRABAZI (IU/EQUO) considera inaudito que el Deportivo Alavés quiera lucrarse utilizando el nombre de un estadio municipal que pertenece en su totalidad al Ayuntamiento.
  • “El proyecto presentado por el Alavés para la reforma de Mendizorrotza perjudica gravemente los intereses del Ayuntamiento y, por consiguiente, de la ciudadanía vitoriana”, destaca el concejal de Irabazi.

Oscar Fernández ha denunciado hoy en rueda de prensa frente a las dependencias de la tienda del Deportivo Alavés/Baskonia que la entidad privada quiere cambiar el nombre al estadio de Mendizorrotza para que entre un patrocinador privado, al estilo del Allianz Arena o el Barkleys Center, y con ello estimar una facturación anual de hasta un millón de euros anuales que irían a parar a las arcas del club. Esta propuesta ha sido calificada como “inaudita” por el concejal verde ya que implica utilizar el nombre de un estadio de propiedad municipal, que pertenece enteramente al Ayuntamiento, para sus propios intereses privados, algo que perjudica gravemente los intereses del Ayuntamiento y, por ende, de la ciudadanía vitoriana.

El Deportivo Alavés afirma en su propuesta que “una alternativa a explotar con el nuevo recinto es buscar a una empresa que quiera poner el name (nombre) del estadio a imagen de otros campos (…). El importe a considerar por este concepto entendemos que podría suponer 1 millón de euros/año. Este tipo de acuerdos suelen ser de larga duración (10 años) con el fin de consolidar la marca y fijarla de manera natural”.

Fernández ha asegurado que “Mendizorrotza debe seguir siendo Mendizorrotza, haya reforma o no. La propuesta del Alavés nos parece un insulto a la institución, a la afición y a la ciudad”. El concejal de IRABAZI-GANAR (IU/EQUO) ha emplazado al Alcalde Urtaran a no dejarse llevar por los intereses electorales y rechazar de facto la propuesta del Deportivo Alavés para la reforma del estadio ya que, además de presentar condiciones muy perjudiciales para el Ayuntamiento, la pretensión última de la entidad privada es contar con un campo propio, para su único beneficio, que ha sido construido y mantenido con el dinero de toda la ciudadanía vitoriana.

Fernández ha señalado también que la intención del Alavés de fijar un plazo de concesión a 75 años, en las condiciones propuestas, supondría realizar un regalo a perpetuidad a una entidad privada perjudicando seriamente los intereses públicos y las arcas municipales. El concejal verde también ha señalado que los propios servicios técnicos municipales ya han alertado que el proyecto del Deportivo Alavés para la reforma del estadio de Mendizorrotza es inviable conforme a la legislación urbanística vigente y que el Ayuntamiento debe distinguir las obras de reforma que necesita el estadio municipal por deterioro tras el paso de los años, obras que deben acometerse, de la reforma que pretende el Deportivo Alavés para crear un estadio que responda a sus intereses privados.