EQUO Berdeak censura que el Gobierno vasco siga apostando por megaparques solares en vez de por la producción energética en manos de la ciudadanía y de las PYMES

Euskadi
  • El partido verde considera que para favorecer las energías renovables se ha de impulsar un modelo descentralizado en manos de la ciudadanía, no megaparques solares en manos de las empresas del oligopolio eléctrico

EQUO Berdeak considera que el modelo a impulsar desde las administraciones vascas para favorecer las energías renovables en Euskadi no pasa por la construcción de megaproyectos solares o eólicos como el presentado esta mañana en Rivaguda o el puesto ya en marcha el polígono de Arasur. El partido verde lamenta que el Gobierno vasco, liderado por el lehendakari Urkullu, siga apostando por estas infraestructuras, un megaparque fotovoltaico, con una ocupación de 100 hectáreas de suelos agrícolas de alto valor estratégico.

Para el partido verde el Gobierno de Urkullu continúa anclado en planteamientos obsoletos basados en instalaciones alejadas de los puntos de consumo, centralizadas, dejando la propiedad y la toma de decisiones en manos de las mismas empresas. Para transitar hacia un nuevo modelo energético necesario que se adapte al cambio climático se ha de avanzar en la descentralización y la democratización de la energía, ponerla en manos de la ciudadanía y de las PYMES de manera que sean los propios consumidores los que generen su propia energía y no dejando todo el control a las empresas del oligopolio eléctrico. “El modelo del Gobierno únicamente enriquece a las grandes empresas del oligopolio eléctrico a través de la construcción de megainfraestructuras que conllevan, además de grandes inversiones económicas, una ocupación de suelo innecesaria. Mientras tanto, en el resto de Europa la energía solar progresa imparable por medio de instalaciones solares descentralizadas en manos de particulares” censuran desde EQUO Berdeak.

“El único objetivo que busca el Gobierno vasco a través de  la autorización de este tipo de proyectos es seguir asegurando el negocio de las grandes eléctricas perjudicando que la ciudadanía y las PYMES puedan producir su propia energía, controlando un mercado que ahora mismo está en manos de unas pocas multinacionales”, apuntan desde el partido verde.