Elkarrekin registra una moción para que la gestión de los espacios verdes de la ciudad se realice en clave sostenible fomentando la biodiversidad

Vitoria-Gasteiz
  • El grupo municipal pide un proceso de participación técnico-política y ciudadana así como revisar la ordenanza de Creación de Zonas Verdes para incorporar nuevos criterios.
  • “Ha llegado la hora de que Vitoria-Gasteiz incorpore a su gestión del verde urbano el espíritu Green Capital que tantos éxitos ha dado en el Anillo Verde”, Oscar Fernández.

El grupo municipal Elkarrekin Vitoria-Gasteiz (Podemos-IU-Equo Berdeak) ha presentado hoy la moción que defenderá en el próximo pleno municipal sobre la gestión del verde urbano de la ciudad. Elkarrekin quiere que el ayuntamiento convoque un proceso de  participación técnico-política y ciudadana para definir una gestión sostenible del verde urbano. También, el grupo municipal pide revisar la Ordenanza de Creación de Zonas Verdes para incorporar nuevos criterios como, por ejemplo, el uso de árboles y arbustos autóctonos, modificar las intensidades de siega, el fomento de las praderas de flores, la creación de espacios que fomenten la biodiversidad o la colocación de cajas nido en las áreas verdes. 

“Debemos recordar que Vitoria-Gasteiz cuenta con uno de los índices de zonas verdes por habitante más elevados de Europa (42 metros cuadrados por habitante) así con un número elevado de árboles (alrededor de 115.000 en calles y parques urbanos). La gestión del verde urbano no es un asunto menor para este ayuntamiento”, ha señalado Oscar Fernández. Las arcas municipales destinan más de 3 millones de euros anuales a la conservación del verde urbano. Dicha inversión, en parte, es producto de un modelo de verde urbano pensado más como un escaparate que como un espacio donde se fomenten los procesos ecológicos naturales. De ahí que muchas de las zonas verdes urbanas de Vitoria-Gasteiz sigan el modelo de jardín inglés.

En el último contrato de trabajos de conservación de las zonas verdes (2017-2020) ya se incluyeron algunas mejoras para aplicar prácticas respetuosas con el medio ambiente. Sin embargo, el camino hacia la gestión sostenible del verde urbano, en clave de infraestructura verde, es todavía prolongado. Así lo recoge la Estrategia de Conservación de la Biodiversidad de Vitoria-Gasteiz: “la diversidad biológica que se registra en esta gran red de parques urbanos se encuentra muy empobrecida (…)”.

Bien es cierto que, más allá de las actuaciones puntuales que se realizan, es necesario avanzar a nivel normativo y de gestión para lograr un verde urbano sostenible y biodiverso, sin perder de vista los servicios que también aportan a la ciudadanía respecto al ocio y disfrute de estos espacios. En este ámbito, la información y participación ciudadana se hace imprescindible para evitar revivir malas experiencias del pasado.

Existen algunas iniciativas en Francia que pueden resultar interesantes en este ámbito como los proyectos Me rue en fleurs (Mis flores en la calle) – distribución de 4.000 semillas entre residentes para que las planten en los espacios verdes de la ciudad-, Les jardins à quai (Los jardines flotantes) –para estudiar la flora y fauna autóctona- o Les belles de bitume (El asfalto hermoso) –para valorar el papel de las mal llamadas malas hierbas-. Tampoco es necesario buscar proyectos lejanos. En el barrio de Arkaiate, por ejemplo, se creó una iniciativa ciudadana para la conservación y mantenimiento de alcorques o en Zaramaga se propuso la gestión comunitaria de un jardín urbano. Resulta muy interesante el modelo guerrilla gardens inglés que también está desarrollando la ciudad de Barcelona.

“Ha llegado la hora de que Vitoria-Gasteiz incorpore a su gestión del verde urbano el espíritu Green Capital que tantos éxitos ha dado en el Anillo Verde. Debemos entender nuestros parques y jardines como espacios de biodiversidad, no como escaparates. Para ello, se hace necesario abrir un proceso que defina nuevos criterios que, posteriormente, se incorporen tanto en la normativa municipal como en la gestión y la planificación”, ha destacado Fernández.